Por Roberto Coria

El Foro de Novela Negra, actividad que celebra cada año la Benemérita Universidad de Guadalajara a través de su Coordinación de Artes Escénicas y Literatura, llega a su séptima emisión. El eje central del mismo serán las Mujeres Criminales. Entre ellas sus organizadores abrieron un espacio dedicado a monstruos verdaderamente aberrantes y tuve el honor de ser invitado para hablar de ellos. Y no podemos culparlos. Stephen King ha calificado a Hannibal Lecter, famoso asesino serial creado por el novelista estadounidense Thomas Harris, como el Conde Drácula de la era de los ordenadores y los teléfonos móviles.

526368_10200983607857784_322793434_n

Pero si nos remontamos al pasado encontraremos que el asesinato en serie, como un fenómeno social, tiene cerca de 125 años de existencia reconocida y es parte de una ola de violencia interpersonal que surgió a partir del siglo XIX. Cesare Lombroso, eminente jurista, psiquiatra y antropólogo criminal italiano, ya había identificado a un individuo que denominó delincuente loco moral. Estos sujetos antisociales estaban dotados de una extrema inteligencia careciendo de sentimientos y remordimientos. La psicología moderna ha cambiado el término de Lombroso por el de psicópata –persona con trastorno antisocial de la personalidad-, y desde el punto de vista criminológico, cuando un psicópata reincide en sus crímenes en tres ocasiones y con cierto intervalo de tiempo entre cada uno, es conocido como asesino en serie. El término fue acuñado a mitad de la década de los 70 por Robert Ressler, agente especial del FBI que entrevistó a asesinos en serie convictos como Ted Bundy y Jeffrey Dahmer con el fin de obtener datos sobre sus patrones de conducta y elaborar perfiles que ayuden en la captura de sus semejantes.

geinDesde ese momento las novelas, películas, series de televisión e historietas sobre asesinos en serie han conseguido constituir, como asegura Rafael Aviña, todo un subgénero que no solo se nutre de la nota roja cotidiana, sino del suspenso, el relato policial, el horror y sus derivaciones el gore y el splatter, e incluso de la pornografía. No podemos olvidar que Psicosis (1960), la obra maestra de Alfred Hitchcock, está basada en la novela homónima de Robert Bloch, quien a su vez se inspiró en los crímenes perpetrados por el granjero Ed Gein, conocido por su oficio como el carnicero de Plainfield, o que una de las glorias de nuestra literatura, Jorge Ibargüengoitia, se basó en los crímenes de las hermanas González Valenzuela para escribir su novela Las muertas.

El curso Asesinos en serie, realidades y ficciones pretende ofrecer al alumno un esbozo de este tema de inquietante actualidad. Nos veremos entonces en Guadalajara el viernes 11 y sábado 12 de abril próximos. Aprovecharé la ocasión, además, para comer una buena torta ahogada.

Programa foro novela 2

__

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor en materia literaria de Mórbido. Es coautor de la obra de teatro “Yo es otro (Sinceramente suyo, Henry Jekyll)”. Fue co-conductor del podcast Testigos del Crimen. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.