En los términos más simples posibles, el multiverso es el conjunto infinito de universos. Cada uno de ellos tiene características que comparte con el resto, pero no son idénticos. Digamos que, en el principio, un trilobite salió a la superficie y comenzó la evolución. Excepto que también pudo no salir, lo cual crea otra posibilidad, un mundo en el que las especies se tardaron mucho más en desarrollarse. U otro más: toda la vida es submarina. Y otro: no hay vida en el planeta, debido a que el asteroide que destruiría a los dinosaurios bloqueó la luz del sol, la única forma de energía disponible para los seres acuáticos. Y así, hasta el infinito. En alguna realidad, los dinosaurios jamás se extinguieron. En otra, la ciencia avanza a pasos agigantados. En una más, la religión domina todos los aspectos de nuestras vidas. Cada decisión, cada cambio crea un nuevo universo y a su vez, cada cambio en todos y cada uno de ellos, crea más.

 

El asunto es explicado, de manera todavía más compacta, en Volver al Futuro 2, cuando el Doc Brown y Marty regresan a 1985, pero es una versión en la que el Biff octagenario de 2015 le da el almanaque a su versión adolescente en 1955 y cambia la historia por completo. No se habla de un multiverso, pero está ahí: en una escena borrada, el Biff del futuro deja de existir, pues se vuelve una paradoja dentro de la línea temporal en la que se desarrolla la trilogía.

 

En Fringe, la genial serie de J.J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci, el multiverso es esencial para la trama. Walter Bishop, el científico loco por excelencia, encuentra la manera de echar un vistazo a uno de los infinitos universos, en el que puede ver a su otra versión. Décadas después, las decisiones que toma regresan para atormentarlo y los protagonistas de la serie visitan el mundo alterno en más de una ocasión, en el que Batman se llama Mantis, Linterna Verde es Linterna Roja y el café es tremendamente escaso y costoso. Las cosas se complican aún más en la cuarta temporada, en la que uno de los personajes principales deja de existir en la línea temporal, lo cual cambia por completo los sucesos en los que había participado.

 

Uno de los ejemplos más socorridos es Star Trek. Desde la serie original, tuvimos la oportunidad de conocer otro universo, en este caso, completamente opuesto a aquel en el que James T. Kirk cruza valientemente el espacio, en busca de esos lugares a donde jamás nadie ha ido. En Mirror, Mirror, Kirk, Uhura, Scott y McCoy son transportados a un universo en el que la Federación es sustituida por un Imperio cruel y malvado. La franquicia ha regresado en múltiples ocasiones al universo espejo y en fechas recientes, Star Trek: Discovery hizo lo propio.

 

Es precisamente Mirror, Mirror el objeto de la mejor referencia en Remedial Chaos Theory, uno de los episodios de Community, la serie de comedia creada por Dan Harmon. En la trama, el grupo de amigos acude a visitar el nuevo departamento de Troy y Abed. Al sentarse a la mesa, suena el timbre y para decidir quién de ellos saldrá por la pizza que ordenaron, tiran un dado. Cada una de las puntuaciones crea un universo alterno, con consecuencias terribles. En la peor de ellas, al tirar el 1, Troy acude por la pizza. Los resultados son los peores: Annie termina en una institución psiquiátrica, Jeff pierde un brazo, Shirley se vuelve alcohólica, Pierce muere, Britta se pinta un mechón azul, Troy pierde la voz al intentar comerse un troll en llamas y Abed propone que esa sea llamada “la línea temporal más oscura” y que, mientras crecen naturalmente, todos deben usar una barba de fieltro, para asumir la maldad. La darkest timeline regresa en dos ocasiones más.

 

Por supuesto, Rick and Morty, también de Dan Harmon, es uno de los ejemplos recientes más reconocidos. Olvidemos esa parte tóxica del fandom de la serie que quiere convencer al resto de que no son inteligentes porque no entienden la ciencia o la filosofía del programa y también a aquellos que asaltan restaurantes de comida rápida por un aderezo y enfoquémonos en cómo interactúan con un multiverso. Por ejemplo, en la primera temporada, Rick y Morty tienen que abandonar su universo, pues todos sus habitantes se vuelven cronenbergs, seres altamente mutados. Las consecuencias de ello regresan eventualmente cuando Morty le explica a la Summer de ese mundo la verdad acerca de su identidad y una vez más cuando ella intenta liberar a Rick. Los distintos Rick y Morty de cada versión hacen apariciones continuas, pero hay uno que resalta: Evil Morty, un misterioso personaje que probablemente será el enemigo principal en la cuarta temporada.

 

Los universos paralelos y distintas realidades son el pan de cada día en los cómics. Su proliferación en DC los obligó a crear un evento multitudinario llamado Crisis en las Tierras Infinitas, en el que varios personajes importantes mueren, otros regresan y las líneas temporales se unen. Pasa más o menos lo mismo en Marvel, casa editorial en la que, para burlarse un poco de esas versiones, los nombres de las “Tierras” contienen números exagerados. La continuidad regular en los cómics es Tierra 616, la Ultimate es Tierra 1610, la que da pie a Marvel Zombies es Tierra 2149 y la de las películas es Tierra 199999.

 

Es en los cómics en donde encontramos muchos grandes ejemplos de lo que se puede hacer con el multiverso. En DC Comics, Elseworlds nos ha dado grandes títulos, como Superman: Red Son, Kingdom Come y, claro, Flashpoint, la aventura que servirá como base para la primera película en solitario de Flash y que ya tuvo un acercamiento animado y uno más en la serie de TV que está actualmente al aire. En Marvel, el universo Ultimate se volvió tan popular que permaneció vivo por muchos años y varios de sus elementos son parte de las películas del MCU. Por otro lado, Spider-Verse nos dio a todas las representaciones del héroe, incluyendo una nueva favorita Spider-Gwen, la Mujer Araña de Tierra 65.

 

En el mundo cinematográfico de DC Comics ya hubo una suerte de acercamiento. En Batman v Superman, una versión de Barry Allen regresa en el tiempo, posiblemente con la ayuda de la Caminadora Cósmica e intenta advertir a Batman de algún tipo de calamidad, pero se da cuenta de que el momento no es el adecuado. En Liga de la Justicia (o en la película anterior, para el caso) no se hace referencia del hecho. Como ya se ha mencionado, Flashpoint explorará un universo alterno en el que Barry Allen despierta en un universo completamente distinto.

En Marvel todavía no se ha explorado el multiverso de manera explícita, pero hay indicios de que sucederá. Primero, en Ant-Man, se habla de otra dimensión, el Reino Cuántico en el que se extravió Janet van Dyne, la esposa del Ant-Man original. Además, en el contenido extra del Blu-ray de Thor: Ragnarok,  Benedict Cumberbatch, quien interpreta a Stephen Strange, el Hechicero Supremo de la Tierra, dice que el universo en el que se encuentran empieza a sobrepoblarse y que se explorarán nuevas dimensiones, lo cual podría resolver el problema de tener varios actores a punto de dejar sus papeles. Además, Sony estrenará Spider-Man: Into the Spider-Verse, una aventura animada en la que el protagonista es Miles Morales, el Hombre Araña del universo Ultimate y que estará basada, al menos en parte, en la saga de los cómics.

Los multiversos le dan a las franquicias la oportunidad de renovarse, cambiar lo que está mal y deshacer nudos que se forman naturalmente cuando las historias se extienden por mucho tiempo. Además, pueden atraer nuevos aficionados y mantener interesados a los que llevan tiempo invertido en las historias que ya conocen.