Con la llegada de Jodie Whittaker como la nueva Doctora en Doctor Who, cambiará mucha de la dinámica del programa. Además de que es un elenco completamente nuevo, el nuevo jefe de escritores es Chris Chibnall, el creador de Broadchurch, una exitosa serie policíaca.

De aquí en adelante hay spoilers, así que procedan solo si ya vieron Twice Upon a Time.

Primero, la regeneración de Peter Capaldi y la llegada de Jodie Whittaker.

 

 

Aceptación

Lo primero que dice la decimotercera Doctora al verse en un reflejo es “¡Oh, genial!”. Es bastante distinto de las quejas de cada uno de sus encarnaciones anteriores acerca de su nuevo aspecto, desde la ropa hasta las orejas. El duodécimo Doctor se lleva el premio mayor, ya que sus primeras palabras son “¡Riñones! ¡Tengo nuevos riñones! No me gusta su color”. Eso puede indicar una actitud completamente nueva, más alegre y con menos desprecio por ella misma.

 

Prisionera en la Tierra

Justo después de la felicidad por ver el cambio de masculino a femenino, sucede lo mismo que en las regeneraciones anteriores: el acumular la energía de regeneración por negarse al cambio hace que el proceso dañe la TARDIS, dejándola fuera de combate, algo que pasa por lo menos por el primer episodio de los doctores 10, 11 y 12. En el caso de 13 es aún peor: además del daño, ella cae de la nave justo cuando estaba a punto de viajar a otro punto en el tiempo y el espacio, así que es muy probable que no veamos al vehículo por la mayor parte de la temporada y que esa sea la misión principal: localizar la TARDIS.

El que la Doctora no tenga su TARDIS tiene un antecedente. Cuando el segundo Doctor es acusado por los Time Lords de romper las reglas de no intervenir en el curso de la historia, es exiliado a la Tierra, obligado a regenerarse y su conocimiento de operación de la TARDIS es borrado de su mente, además de que cambian los códigos de desmaterialización. Eso lo deja varado en la Tierra hasta que vence al villano Omega y los Time Lords le regresan la nave.

¿Será que la Doctora tendrá que encontrar un trabajo? Después de todo, es durante el exilio del tercer Doctor que se integra a UNIT.

 

Sin gadgets

Algo que el primer Doctor repitió una y otra vez durante Twice Upon a Time fue su desdén por los gadgets sónicos del decimosegundo Doctor. De hecho, le hace notar que por su uso, no nota que los seres de cristal de El Testimonio tienen imperfecciones y por tanto no son completamente sintéticos. Además, nunca vemos en dónde quedan los lentes y el destornillador, que bien podrían haber estado en la TARDIS al momento de la regeneración de 12. Todo ello podría apuntar a que la Doctora tendrá que valerse de su propio ingenio, sin gadgets.

 

Como con la ausencia de la TARDIS, hay un antecedente en Doctor Who Clásico. El quinto Doctor pierde su destornillador sónico durante una pelea contra los Terileptil y no lo repone sino hasta su siguiente regeneración. El décimo Doctor le recuerda el hecho de que no usaba gadgets en el episodio especial para Children in Need de 2007, Time Crash, que cronológicamente está entre la despedida de Martha Jones y el especial de Navidad Voyage of the Damned.

 

Adiós romance

El Doctor Who Clásico no se caracterizaba por tener romances con sus acompañantes, eso sucedió a partir de la era de Christopher Eccleston, cuando Rose Tyler se enamoró del noveno Doctor (y permaneció así hasta el décimo). Cada uno de los nuevos doctores tuvo su momento romántico, con Rose, Amy, River Song y hasta Missy. Sin embargo, al ver a Bradley Walsh, Tosin Cole y Mandip Gill, los actores que interpretarán a los nuevos acompañantes, no nos parece que alguno vaya a tener una infatuación con la Doctora.cc

Lo más probable es que regresemos a la dinámica en la que la Doctora sí se siente como una alienígena llena de conocimientos. El mejor ejemplo es el cuarto Doctor. No hay posibilidad alguna de confundir a Tom Baker con un humano.

Doctor Who volverá en el otoño de 2018, con una temporada de 10 episodios.