salome-mick-garris

El 6 de noviembre, en el marco de nuestro festival, Mick Garris presentó su segunda novela: Salome. El autor podrá ser leído por primera vez en español gracias al trabajo editorial de Mórbido y Novelistik.

El evento fue íntimo pero deslumbrante. La cita fue en la Biblioteca Vasconcelos: un monumento a los libros. Rodeado de cientos de miles de volúmenes que cuelgan de una poderosa estructura metálica. El autor habló de su novela, de sus personajes y de su vida como escritor.

 Salome, a veces, dibuja un pintoresco retrato de Hollywood y otras, una dolorosa autopsia de sus personajes; a ratos parecería una novela policíaca y, de vez en cuando, se asoma un agudo cronista para hablarnos de su hometown, de la miseria que lo habita en medio del lujo y el brillo. También da cuenta del tránsito denso e impredecible de Los Ángeles y los pensamientos sombríos que aquejan al conductor embotellado: sobre todo cuando su famosa mujer ha muerto destazada y todo mundo habla de ellos.
Salome, en esta historia, no es el nombre de una mujer. Por azar, así fue nombrado un polvoriento y miserable pueblo de Arizona en medio del desierto. El epicentro de la historia es Chase: una mujer hermosa, famosa y encantadora. Se trata de una una actriz -alguna vez amada por su belleza juvenil- que no encuentra su lugar más allá de los tabloides. Su esposo, James, es un escritor deprimido, vencido y decadente.

Salome es una novela de estereotipos pero Mick Garris se encarga de desentrañar cada uno de ellos mostrando su cara más humana, más bella, más grotesca, más real. Desfilan policías analfabetas y detectives con delirios de grandeza; productores trogloditas y maquillistas entrañables; matrimonios destrozados y romances de una noche; imitadores de Frank Sinatra y actores inexpertos. Desfila Hollywood.

A partir de hoy estará disponible en Novelistik el primer capítulo de Salome: publicaremos uno cada miércoles hasta juntar cuatro. Después, será responsabilidad del lector correr a la librería Gandhi de preferencia.

La crítica es tan feroz y los pasajes tan aterradores que el lector tendrá que lavarse la sangre de las manos.

iz4a6231

iz4a6203

iz4a6197