En una época como lo es por la que pasa actualmente el cine -llena de remakes, spin-offs, secuelas, precuelas, reboots y toda clase de adaptaciones- es común ser testigos de la llegada de nuevas versiones de películas que con el paso de los años merecidamente se han convertido en piezas dignas de ser consideradas de culto y este año veremos en la pantalla grande la reinvención de una de esas cintas que han marcado a diversas generaciones en muchas formas, hablamos de Suspiria, cuyo remake se estrenará este año y aparentemente tendrá lo necesario para buscar igualar o incluso superar el efecto causado por la entrega original.

Desde hace tiempo hemos leído cosas buenas acerca de la nueva Suspiria, desde reacciones bastante positivas tras la salida de su primer tráiler hasta declaraciones del elenco sobre los efectos que la cinta les ha dejado, y ahora llega una noticia que, sumada a lo anterior, nos hace tener esperanzas en que veremos algo realmente maravilloso, pues Quentin Tarantino ha visto ya el remake y la reacción que tuvo fue una que el director no tiene con cualquier filme.

Indie Wire dio a conocer una declaración más que interesante de parte de Luca Guadagnino, director de Suspiria, quien compartió la reacción de su amigo y colega, Tarantino, al ver su nueva cinta:

Estaba nervioso, pero al mismo tiempo deseoso de escuchar sus críticas. La vimos en su casa y su reacción me enterneció. Fue muy entusiasta y al final estaba llorando y me abrazó. Porque es una película de terror pero también un melodrama.