Por Dr. Beltrán

En el último Mórbido 2015 vimos una serie de Cortometrajes llamados “GENERALE”, una selección de cortos Alemanes que incluía uno llamado  “Alientampon”Siempre hemos  imaginado cómo sería una invasión a la Tierra por parte de seres extraterrestres, y esta película dio muchas ideas. La historia va de un enfrentamiento entre el ejército y seres alienígenas en el que queda esparcida sangre de uno de los extraterrestres en el suelo.

¿Recuerdan esa sangre de color fosforescente de los  depredadores? Bueno, pues estos alienígenas deben ser más o menos de la misma familia, porque tiene ese mismo color verde viscoso. Ahí es donde empieza a volverse algo loco, porque queda un pequeño charco de sangre de Alien en el piso y desafortunadamente el tampón de una chica queda impregnado con ella.

A continuación se desata el apocalipsis, pero mejor vean el tráiler:

 

Sin duda alguna uno de los momentos más difíciles para todas las mujeres es cuando están cursando por su periodo 'catamenial', lo que en México solemos conocer como “la regla”; muchas mujeres tienen problemas días antes de empezar su periodo menstrual caracterizándose por dolor en la parte baja del vientre y de la pelvis, malestares generales, sensación de cansancio. Y finalmente tener que padecer varios días de la expulsión de sangre, la cual sin duda hace que la mujer tenga que tener una higiene muy grande durante esos días difíciles.

Desde la antigüedad, muchas cosas se han intentado para ayudar a las mujeres durante este periodo difícil. De subida, los griegos ya utilizaban hilos de algodón colocados en el interior de la vagina para poder absorber los fluidos de eliminación naturales del organismo, y en Asia se empleaban tiras de papel con el mismo fin, por supuesto que ya se empleaban paños de tela que absorbían toda la sangre para evitar que las mujeres se ensuciaran, y evitar pasar así por momentos desagradables por el imprevisto; estos paños de tela tenían la ventaja de que podían lavarse y volverse utilizar, por lo que muchas veces el intento de comercializarlos no había sido del todo efectivo, pero las mujeres que podían darse el lujo de comprar estas almohadillas sanitarias, sin duda se las intercambiaban varias veces al año para evitar contaminaciones.

tampon_use

 

En la medicina se utilizaba también el empleo de este tipo de instrumentos para las heridas, en especial los cirujanos utilizaban una especie de tampón impregnado en material antiséptico para evitar las infecciones, recordemos entonces que en la época del viejo oeste las heridas de bala estaban a la orden del día por lo que estos tampones se utilizaban para contener las hemorragias justo después de que el médico o barbero del pueblo se había encargado de hacer una incisión para extraer la bala.

El Dr. Earle Cleveland Haas, un médico de Denver, fue un entusiasta de los inventos para la medicina, siendo uno de los más importantes un anillo flexible que fungía con las características de un diafragma anticonceptivo, el cual llevó a vender tres piezas que le hicieron ganar aproximadamente unos $50,000 dólares, para posteriormente vender la patente, pero sin duda él mismo describiría que tomaría la idea de los tapones a solventes para heridas de bala, oportunidad de un amigo en California para desarrollar lo que llamó como el "Dispositivo Catamenial", el 19 de noviembre de 1931, y se le concedió la patente de Estados Unidos número 1.926.900 el 12 de septiembre 1933. Sin embargo, este médico no logró popularizar su invento; la compañía Johnson y Johnson estuvo interesada, pero finalmente tuvo que vender la patente el 16 de octubre de 1933 a una mujer de negocios de la ciudad de Denver de nombre Gertrude Tendrich, por la cantidad de $32,000 dólares. Y así fue como empezó un negocio casero utilizando una máquina de coser y una máquina de compresión que había inventado el Doctor Haas, por lo que los primeros tampones con el diseño original fueron vendidos en 1936, fabricados por la empresa Tampax.

tampax

 

Uno de los miembros de la empresa, sin duda era también un visionario de la publicidad, pues se encargó de promocionar su producto en revistas médicas de la época como Drug Store Retailing, American Medical Association Journal, así como en diversas revistas de enfermería que incluían dibujos anatómicos con la descripción técnica del tapón; y utilizando frases como “más de 3000 médicos nos han escrito preguntándonos sobre el tampax”, ofrecían enviar sin costo a los médicos interesados un paquete de tampones y una información detallada de cómo utilizarlos.

670px-Insert-a-Tampon-for-the-First-Time-Step-2

 

También fueron los primeros en incorporar mujeres que enseñaban los beneficios de los tampones a las clientas potenciales; en aquella época había muchas cuestiones educativas difíciles de entender, y no fue fácil popularizar el empleo de los tampones. Algunos estudios de la época por fin demostraron que ofrecían una protección total del 90% para las mujeres que no mostraban tendencias a obstaculizar el flujo de sangre, y que no producían irritaciones vaginales, pero sobre todo que las mujeres no perdían la virginidad con su uso,  por lo que poco a poco fueron adquiriendo popularidad.

1263051138_3

 

Pero como siempre en esta sección, vamos a hablar de algo que tiene que ver con la medicina y cosas mórbidas, porque los tampones no son inocuos.

Existe una enfermedad que se conoce como Síndrome del choque tóxico, que es una enfermedad poco frecuente producida por toxinas bacterianas y que asocia al empleo de tampones. El término fue empleado por primera vez en 1978 por un pediatra de Estados Unidos para describir una infección por estafilococos en niños pequeños. El síndrome se caracteriza por la presencia de fiebre alta, ronchas en la piel, descamación y presión baja, además de falla en la función de múltiples órganos. El inicio de la enfermedad está relacionado al hecho de que los tampones son colonizados por algún tipo de germen como el estafilococo dorado, el estafilococo Diógenes, y como está lleno de sangre se convierte en un lugar ideal para el desarrollo de estas bacterias, que poco a poco van produciendo una serie de toxinas que envenenan la sangre. La etiología de la enfermedad se piensa que está en relación con la absorben; se dice que para reducir el riesgo de choque tóxico la mujer siempre debe de usar el tampón de menor absorben, sea para su flujo menstrual, además de alternar el empleo de tampones con toallas normales. Entendamos entonces que un tapón que absorbe mucha sangre podría colonizar, levantar estas bacterias, desarrollarlas y posteriormente generar las toxinas que causan enfermedades. Actualmente, los tampones son parte de la cultura popular y su publicidad sigue siendo muy agresiva, así tal cual se puede ver en el corto “Alientampon” de Jan Zenkner.

MV5BMTk2MDkyNzIzNF5BMl5BanBnXkFtZTgwNjM0Mjc1NDE@._V1__SX1219_SY632_