Como parte de la programación de este año del Festival Internacional de Cine de Venecia, durante el pasado fin de semana se proyectó Suspiria, remake del clásico homónimo estrenado originalmente en 1977 bajo la dirección del gran Dario Argento, que ahora ha sido reinventado por Luca Guadagnino en una versión más cruda, violenta y aterradora con cuerpos siendo retorcidos con saña por fuerzas maléficas, huesos que atraviesan la piel tras ser rotos, litros de sangre salpicando por todos lados, orgías con todo eso y vísceras siendo mostradas de forma muy explícita.

En la nueva Suspiria, una joven estadounidense llega a una prestigiosa academia de ballet ubicada en Berlín buscando destacar en lo que hace, sin saber que en ese lugar comenzarán a ocurrir cosas macabras a partir de las demoníacas acciones de un grupo de brujas que se encuentran ahí.

Durante la función del remake en Venecia, muchos reaccionaron de manera negativa al abuchear e incluso salirse de la sala de cine, mientras que otros se asustaron al punto de taparse los ojos con sus manos para ya no ver lo que pasaba en la pantalla. Por otra parte, al final hubo quienes no pudieron evitar aplaudir por lo que acababan de ver, así que es justo decir que la cinta causó reacciones divididas y que definitivamente ha dado de qué hablar.

Algunos representantes de la prensa y críticos de cine pudieron ver Suspiria, así que ya podemos leer algunas de sus reacciones sobre el filme:

David Rooney de The Hollywood Reporter

Guadagnino ha hecho un ambicioso homenaje, pero en realidad no se beneficia de su mirada más intelectual, sino que agota las emociones del horror que revienta el estómago.

Owen Gleiberman de Variety

Bien, ahora sabemos cómo se ve Suspiria como una película de arte. ¿Podemos por favor volver a cuando era solo una pieza llamativamente extravagante?

Peter Bradshaw de The Guardian

Hay momentos inteligentes de miedo y escalofríos subliminales de inquietud, las secuencias de baile son buenas y, por supuesto, Guadagnino nunca podría ser otra cosa que un cineasta inteligente. Pero ésta es una película extrañamente sin pasión.

David Ehrlich de Indie Wire

Suspiria es una película rara y sin trabas, deja un mensaje escalofriante escrito con dolor y sangre: el futuro será una pesadilla si no podemos asumir la responsabilidad del pasado.