Ahogado, acuchillado, arrastrado al infierno, incinerado en la atmósfera del planeta sustituto de la Tierra. Han intentado matar a Jason Voorhees por años, pero nunca lo han logrado. Sin embargo, hay algo que nunca habían intentado: involucrar a un estudio cinematográfico.

La nueva película de Viernes 13, que sería un reboot total de la franquicia, fue cancelada por Paramount Pictures. El estreno estaba previsto para el viernes 13 de octubre de este año, pero el estudio sacó la cinta de esa fecha y puso en su lugar mother!, una película de Darren Aronofsky protagonizada por Jennifer Lawrence.

Desafortunadamente, no hay mucho más que se pueda saber, excepto que por ahora, Jason Voorhees está muerto. Y bien muerto. Claro, hasta que los derechos regresen a New Line Cinema y se les ocurra tener su propio universo expandido de monstruos.