Por Roberto Coria

En el segundo episodio de la segunda y brevísima temporada de la teleserie británica "Sherlock, Los sabuesos de Baskerville", su guionista Mark Gattis somete a prueba las creencias y la convicción del héroe que da nombre al programa. Al contemplar la existencia de un sobrenatural, enorme y bestial perro, admite –con una mirada desencajada y presa de un evidente miedo- la incapacidad de la 'razón pura y fría que defiende por encima de todas las cosas' para explicarlo.

Inexplicable02

De este enfrentamiento surge el verdadero horror. Eso lo desarrolló a la perfección Montague Rhode James (1862-1936), uno de los adalides del llamado ghost story, quien situaba sus historias en ambientes completamente académicos, como museos o universidades. Sus protagonistas eran mayormente profesores, científicos o investigadores, y por eso el choque entre los dos mundos era tan estrepitoso. Repentinamente, contra su voluntad, se daban cuenta que el mundo no era como lo conocían. Todos sus conocimientos eran contundentemente derrumbados por la presencia y eventual triunfo de la otredad. Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) lo comprendió muy bien. La efectividad de muchas de las narraciones de sus "Mitos de Cthulhu" se sustenta en esta premisa. Regresando a la creación de Arthur Conan Doyle, al igual que en el relato que origina al episodio que da pie a esta discusión ("El sabueso de los Baskerville", 1902), la lógica termina imponiéndose. Y lo mismo ocurrió en otros casos del detective, como en "El pie del diablo" (1910) o en "La aventura del hombre que trepaba" (1923). Incluso las numerosas y vagas menciones a otra investigación suya –del que el autor nunca da detalles completos-, el que implica a una rata gigante de Sumatra, son algunas de sus incursiones en el mundo de lo inexplicable.

Inexplicable000 (1)

 

Inexplicable03

¿Pero qué sucede cuando estos dos trenes colisionan de frente? En su larga vida, perpetuada a lo largo de los años por artistas de diferentes disciplinas artísticas, Holmes se ha enfrentado a lo inexplicable más de una vez. Tal vez la mejor respuesta es la antología "Sombras sobre la Calle Baker" (2003), donde nuestro héroe se adentra en el universo lovecraftiano. Para mí su mejor relato, "Estudio en Esmeralda", es autoría del laureado y virtuoso Neil Gaiman. Le valió el codiciado Premio Hugo en el año de 2004 en la categoría de Mejor Cuento. Toma todo lo planteado por su creador y lo lleva con efectividad y gracia al territorio de la fantasía, con la aparición de la Reina Victoria –dos veces monstruosa- incluida.

Inexplicable07

Inexplicable01 (1)

Inexplicable08

Antes que Gaiman, el estadounidense Fred Saberhagen llevó en 1978 al detective al mundo de los vampiros en "The Holmes-Dracula tape", aquí conocida como "Sherlock Holmes-Drácula: el encuentro" (Timun Mas, 1992). En ella ambos personajes deben enfrentar, hombro con hombro, una amenaza que pone en riesgo al Imperio. Una vez restaurada la paz, como una manera de agradecer la invaluable colaboración del que además resulta su pariente lejano, Holmes resuelve que el mundo no está preparado para reconocer la existencia de otro mundo que existe paralelamente al suyo. "Debemos ser sutiles, Watson. Pienso que si en alguno de sus relatos se insinuara que nunca ha aparecido un vampiro en la historia criminal inglesa, serviría admirablemente a este propósito. Por supuesto, en este caso el relato sería sólo una excusa. ¿Qué le parece El vampiro de Sussex como título?”. Su biógrafo concuerda. “Diría que cualquier historia en la que apareciese Sherlock Holmes, el arte de la deducción y los vampiros, como mínimo resultaría un poco absurda”.

 

---

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche qu e murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.