Porque una película parece no ser suficiente, 2018 se convertirá en el año de la franquicia X-Men, con tres títulos en las salas cinematográficas:

New Mutants

La película iniciará una nueva trilogía (que seguramente extendarán a pentalogía o algo similar) con los primeros graduados oficiales de la Escuela para Jóvenes Dotados* de Charles Xavier, lo cual nos demuestra que el programa educativo debe ser bastante largo porque lo más probable es que la historia esté situada en la década de 1980 y hay estudiantes desde los 60 ¿Quién iba a decir que entre los superhéroes también hay fósiles? James McAvoy regresa para ser el Profesor X y la película se estrena el 13 de abril de 2018.

 

Deadpool 2

La confianza en Ryan Reynolds por parte de 20th Century Fox parece ser absoluta, después de que convenció al estudio de hacer la primera parte de la película, gastar poco dinero, tener clasificación R y, aún así, recaudar cientos de millones de dólares a favor. Como se anunció en la escena post créditos, Cable (Josh Brolin) será parte integral de la historia. Colossus y negasonic Teenage Warhead también regresan. A diferencia de la primera parte, que se estrenó en febrero, mes en el que las películas salen a morir al mar, la secuela está programada en pleno verano: el 1 de junio de 2018.

 

X-Men: Dark Phoenix

Reconozco ese árbol, ya pasamos por aquí dos veces. Sí, estamos en territorio ya visitado. La tercera de las películas de X-Men de la década de 2000 fue un verdadero desastre, ya que quiso integrar la historia de los Morlock con la de Dark Phoenix y encima de todo, que Wolverine estuviera al centro de todo, como siempre. Además, el guión no nada para mucho y el director tampoco. Fox lo intentará de nuevo, ahora con Simon Kinberg al frente, quien ha sido productor de este universo desde First Class y con Sansa Stark Sophie Turner como Jean Grey. La película está programada para llegar el 2 de noviembre de 2018.

*Así se llama, en serio. No es doble sentido.