Aviso: este artículo puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte que podría ser ofensivo para algunas personas. Contenido visual o escrito, así como violencia ficticia y/o gore inquietante.

Por Dr. Beltrán

Pregunta: ¿Puede alguien arrancar el ojo de otra persona como lo hizo The Bride (Kill Bill, 2003-2004) a Elle Driver?

[embedplusvideo height="281" width="450" standard="http://www.youtube.com/v/RWwGXIjxbnI?fs=1" vars="ytid=RWwGXIjxbnI&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=" id="ep2467" /]

Respuesta: ¡Pues claro que sí! Aunque, por supuesto, se necesitaría una gran técnica al utilizar los dedos.

Todos hemos visto en internet, esos videos en los que una persona puede sacar literalmente sus ojos de las órbitas. Esto es posible por que los músculos del ojo son elásticos y se puede desarrollar un gran control sobre ellos, al grado de hacerlos salir, evidentemente no por completo.

La órbita en donde está metido el ojo, la cavidad ósea, es muy pequeña, por lo que se requiere técnica y fuerza en los dedos del atacante para extraer los ojos. Pero una vez que uno o dos dedos se encuentran en su interior, todo es mucho más fácil, pues los grupos musculares no ofrecen mucha resistencia. Pero, cuando hablamos de fuerza, nos referimos a la necesaria como para sacar una taparosca de una botella...o tal vez menos, por lo que siempre se tratará de la técnica.

Además, cuando se saca un ojo de la órbita, puede generarse una estimulación al nervio llamado vago, lo cual podría alterar el ritmo del corazón o incluso detenerlo, no por la pérdida del ojo, si no por la reacción vagal que produce. Es decir, la respuesta de nuestro sistemo nervioso más primitivo que se encarga de las acciones involuntarias de nuestro cuerpo, como el latir del corazón, la sudoración y el control de la presión sanguínea.

A esto se suman efectos como el vómito, desmayo o lipotimia, una baja súbita de la presión sanguínea, por lo que el porqué del desmayo o la reacción violenta y alterada del enemigo, no es de cuestionarse.