Según Page Six, los primeros en revelar que Alden Ehrenreich había sido elegido para interpretar a Han Solo, los ejecutivos de Disney no están contentos con el resultado de Rogue One: Una Historia de Star Wars y se están preparando.

Aparentemente, las proyecciones de prueba que han realizado no han tenido buenos resultados. De hecho, se empieza a hablar de un problema entre el director, Gareth Edwards y el estudio, Disney, por el control creativo de la película, aunque suena extraño que esto esté sucediendo a unos meses del estreno.

Según el reporte de Page Six, los ejecutivos se están preparando para ordenar la filmación de muchas nuevas escenas, para cambiar el sentido de la película y llegar al nivel de calidad de El Despertar de la Fuerza, un movimiento que le costaría bastante dinero al estudio.

Por otra parte, la filmación de nuevas escenas antes de un estreno no es rara, prácticamente todos los grandes blockbusters tienen esa práctica. Por el momento, tómenlo como un rumor y esperemos que en diciembre, la película nos divierta a través de las galaxias. Difícil de ver el futuro es.

Vía Page Six