Cuando Roger Corman fue invitado a producir The Fantastic Four a principios de la década de 1990, el enorme realizador de películas mórbidas de serie B nunca había imaginado que el proyecto era simplemente una estrategia para retener los derechos fílmicos sobre la primera familia del Universo Marvel y que jamás se estrenaría. Corman produjo, simplemente, una película como él sabía hacerlo,

Desde entonces, hemos tenido una verdadera avalancha de títulos, aunque tres de ellos son los que cimentaron el estado actual de la industria de películas de cómics: Spider-Man (Sam Raimi, 2020), Iron Man (Jon Favreu, 2008) y Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017), aunque ésta última le debe mucho a las dos anteriores. Con esos antecedentes, que comienzan 16 años atrás ¿cómo es posible la existencia de una película como Venom?

Sinopsis

Uno de los personajes más enigmáticos, complejos y violentos de Marvel llega a la gran pantalla interpretado por Tom Hardy, actor nominado a un Premio de la Academia, como el mortífero protector Venom.

 

Tráiler

Reseña

En un mundo en el que la audiencia solloza sin cesar con el final de una película de superhéroes (Avengers: Infinity War) y en el que el techo de cristal se rompe, poco a poco, gracias a las películas de Mujer Maravilla y Capitana Marvel, es desconcertante el viaje en el tiempo que sufrimos con Venom. Y es que, es una película terrible para los estándares actuales, porque vaya que hemos mejorado en este juego desde aquellas terribles películas para televisión basadas en personajes de Marvel.

Venom es una película que habría funcionado muy bien en la época en la que el personaje era más popular: mediados de los 90. La parte central de la historia es bastante endeble y no rivaliza siquiera con Spider-Man de Raimi. Hay una sensación de que el guión fue reciclado de algún tratamiento de esos años y simplemente se le sacudió el polvo, pues las situaciones y los diálogos parecen sacados de dos tipos de películas de los 90_ una comedia y una cinta de superhéroes para TV.

La estructura, pues, es débil, pero tampoco tiene en dónde apoyarse. Michelle Williams, nominada en cuatro ocasiones para un Oscar decidió no traer una sola arma de actuación de su amplio arsenal. No exagero: simplemente no actúa y casi puedes adivinar que es muy posible que esté pensando en la lista del supermercado mientras recita sus líneas. De acuerdo, esta es una “película de cómics” y es “para niños” y no cuenta para el currículo, pero el mínimo esfuerzo habría sido apreciado. De hecho, a pesar de que su participación es mínima, la única que llegó a trabajar en forma fue Jenny Slate, en el papel de Dora Skirth.

De la misma manera, son inexplicables las decisiones actorales de Tom Hardy, también nominado al Oscar por The Revenant. Eddie Brock inicia como un protagonista un tanto lleno de clichés, pero de pronto, al tener una ruptura amorosa, toma la ruta 500 Days of Summer y obtiene ademanes y tics que no poseía en el inicio. Lejos están los días en el que un silencioso Max Rockatansky proveía de un soporte histriónico para que Charlize Theron brillara como Imperator Furiosa en Fury Road. De nuevo, es persistente una actitud de “no importa, es para niños”. Ah, y es que a pesar de que Venom devora cabezas, mata y rompe huesos, no hay una sola gota de sangre en toda la película, para mantener la clasificación B-15.

La cinta se debate entre dos géneros: la película de acción de cómics y la comedia. Sí, en esta ocasión, el simbionte es un ente que hace chistes fáciles a la menor provocación, alejándose de la amenaza que podría representar para Spider-Man si se llegasen a encontrar. Lo diré de nuevo: el simbionte hace chistes.

El resto de los elementos de la película es simplemente genérico. La fotografía, la edición, la banda sonora no son sobresalientes en ningún sentido, con excepción de los diálogos, que se debaten entre lo cursi, lo inexplicable y lo pasado de moda. Las peleas entre simbiontes son tan confusas como las de las películas más recientes de Transformers, en donde no tienes idea de qué está pasando. Los efectos visuales funcionan hasta cierto punto, pero en varias ocasiones, no se notan tan pulidos como deberían.

Al final, la decisión deben tomarla ustedes, como siempre. Acudan a ver la película y juzguen por ustedes mismos, pero yo considero que ya crecimos un poco como audiencia y que en definitiva, merecemos más, sobre todo si está involucrado un personaje que eventualmente se habría encontrado con Spider-Man.

Ah, y si hay alguna duda de que la película es totalmente producto de otra era, Eminem es parte del soundtrack.

¿Hay escena después de los créditos? Hay una relacionada con la película al inicio de los créditos. La secuencia al final de los créditos no es parte de esta historia, pero vale mucho la pena que se queden a verla.

Título Venom (2018)

Dirigida por Ruben Fleischer

Elenco Tom Hardy, Michelle Williams, Riz Ahmed, Jenny Slate

Estreno  5 de octubre