Por: Adrián García Bogliano

El cine americano de los últimos años está cada vez más basado en high concepts, ideas que se pueden sintetizar en muy pocas palabras y que sugieren algo novedoso. No es extraño que suceda así, toda vez que los guionistas y directores tienen que competir por la efimera atención de quienes tienen el dinero en muy pocos minutos, como demuestra la idea del elevator pitch, o la venta de tu idea que deberías poder hacerle a un productor si te lo encuentras en un ascensor. El problema es que muchas veces estos high concepts suenan bien pero una vez planteados en una estructura de noventa minutos no van a ningún lado y se quedan precisamente en eso, una anécdota simpática.

Sin embargo el concepto “algo te va a cazar a menos que guardes absoluto silencio”, en el que se basa Un lugar en silencio (A Quiet Place), es solo el punto de partida de una aventura que despliega una enorme inventiva audiovisual a través de todo su metraje. John Krasinski, recordado por la versión americana de The Office, dirige, co-escribe y co-protagoniza junto a su esposa, Emily Blunt, ésta, su primera incursión en el terror con un pulso firme.

Krasinski nos presenta una historia que comienza en el ya muy familiar mundo del terror dramático de bajo presupuesto (no muy lejano de algo como It Comes at Night), para ir sorprendiéndonos con una película que se vuelve poco a poco una montaña rusa que abandona el tono intimista y no tiene miedo de crecer a proporciones mucho más espectaculares y a cambiar el estilo introspectivo que hemos visto bastante en el cine indie de los últimos años por uno puramente emocional y épico (no por nada Michael Bay es productor de la película).

Además de una puesta en escena efectiva y unas actuaciones muy convincentes, Krasinski pone el acento en un minucioso trabajo sonoro, donde el silencio se convierte en uno de los grandes protagonistas de la película pero donde también el jump scare se permite entrar en momentos poco convencionales.

Con Un lugar en silencio estamos en presencia de una joya del terror, una película sorprendente, que parte de una premisa divertida para encontrar emoción y momentos absolutamente catárticos, esa combinación de sensaciones que solo el buen cine de terror es capaz de generar.

Título: Un lugar en silencio (A Quiet Place)

Director: John Krasinski

Elenco: John Krasinski, Emily Blunt, Noah Jupe, Millicent Simmonds, Cade Woodward

Fecha de estreno en México: 5 de abril