Existen muchos videojuegos que con el paso del tiempo se convierten en verdaderos clásicos que suelen ser revisitados a pesar de los años que han pasado desde su estreno y que además se vuelven franquicias que logran llegar a otros medios para contar nuevas historias inspiradas en el título original, uno de estos casos es el de Tomb Raider, juego que debutó en 1996 y del cual hemos jugado ya varias versiones distintas, además de que ha sido adaptado a los cómics y al cine. Hasta ahora son tres las ocasiones en las que Lara Croft, la protagonista de la franquicia gamer, ha aparecido en la pantalla grande y la más reciente de ellas acaba de estrenarse en salas de cine para entregarnos una versión más fresca de la heroína que ahora es interpretada por Alicia Vikander, quien toma el relevo luego de que Angelina Jolie le diera vida al personaje anteriormente dos veces.

Para quienes no estén al tanto de lo que se trata Tomb Raider deben saber que hablamos de una franquicia de videojuegos que es protagonizada por una joven arqueóloga británica que es intrépida, hábil y muy inteligente, a la que bien podríamos considerar como una versión femenina y actualizada de Indiana Jones. A Lara no le asusta tomar riesgos y está dispuesta a todo con tal de conseguir sus objetivos, gracias a sus características se convirtió en uno de los personajes más emblemáticos en la historia de los videojuegos y por eso no sorprende que se haya tomado la decisión de presentarla nuevamente en una película.

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft es una historia de origen que presenta a la joven heredera de una gran corporación que se niega a tomar el lugar que le pertenece por derecho y prefiere tener una vida normal, es alguien que aparenta ser fuerte y que anda por las calles con actitud de "no me importa" para ocultar el dolor que todavía siente tras la desaparición de su padre, a quien todos dan ya por muerto. El pasado de la protagonista regresa inesperadamente y ésta debe tomar una importante decisión que definirá su futuro, pero en ese momento se encuentra con una pista que la llevará a descubrir la verdad acerca de lo sucedido con su papá.

Antes de convertirse en una conocida aventurera y de dedicarse a hacer importantes hallazgos arqueológicos, Lara era una chica que vivía su día a día igual que los demás, pero eso cambia con un indicio que la lleva a vivir su primera gran aventura, una en la que hay mucho en juego y que le ayudará a descubrir quién es ella realmente, y que la hará estar en situaciones extremas en las que deberá probarse a sí misma de qué es capaz realmente. La cinta se desarrolla a partir de la búsqueda de un tesoro, que se convierte en la búsqueda de una identidad propia y de respuestas para la heroína en turno.

La película funciona bien para explicar el origen de un personaje que se pretende protagonice una nueva franquicia cinematográfica, lo cual dependerá solamente de la respuesta de los asistentes a las salas de cine y de la recaudación en taquilla. Lo que vemos aquí es una decente carta de presentación de una heroína a la cual conocemos primero de fondo para entender su comportamiento y las decisiones que ha tomado, la primera mitad de esta entrega es una introducción en la que logramos conocer bien a Lara y posteriormente van llegando las secuencias de acción mientras la historia se muda a un terreno más hostil en el cual quedan claras las habilidades del personaje interpretado por una Alicia Vikander que luce bien y que realmente logra aportarle algo a su papel.

En este reboot de Tomb Raider se combina de manera adecuada la acción con la aventura y una historia sobre un descubrimiento arqueológico, hay momentos que resultan muy emocionantes gracias al trabajo hecho con precisión en los apartados de diseño de producción, efectos visuales, stunts e incluso en la parte del score debido a que éste logra darle una personalidad propia a cada escena. Se trata de un buen producto de entretenimiento ideal para pasar un buen rato en el cine y acompañado del snack de preferencia. También hay muchos guiños al videojuego para complacer a los gamers más clavados, quienes inmediatamente los identificarán, esto es importante debido a que se respeta la esencia de los juegos en los que se basa el filme. En lo que falla más este título es en sus personajes secundarios, pues ninguno logra aportar algo y todos se quedan en un mero intento de presentar personajes que funcionen, lo cual hace que Lara no conecte bien con quienes están a su alrededor.

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft funciona bien para presentar a su protagonista a las nuevas generaciones, tiene sus defectos pero vale la pena verla sin tomársela en serio y sabiendo que se trata de una película palomera que logra su objetivo de entretener.

Título: Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft (Tomb Raider)

Director: Roar Uthaug

Elenco:  Alicia Vikander, Dominic West, Walton Goggins, Daniel Wu

Fecha de estreno en México: 16 de marzo