Stranger-Things.jpg

Por Ricardo Farías

Hay memorias, momentos, imágenes de mi niñez que están marcadas en mi cerebro con hierro caliente. La mayoría de ellas, son culpa de alguna película de terror que vi por diversas razones: una, por negligencia de mis padres como cuando me llevaron a ver Tiburón 3 — en fuckin 3D en el cine-, dos, por sedición, cuando decidí ver con mis amigos La Cosa del otro mundo y tres, por querer ser cool y vi con una vecina Viernes 13. Ni pedo, tuve pesadillas más de una vez, eso está bien, pero lo que más me cagaba de miedo era pasar por una ventana amarilla para subir las escaleras a mi cuarto ¿cuál es la explicación a eso? no lo sé. Cuando mi mamá no me veía, me arrastraba por debajo de la ventana para no estar expuesto en eso que me podía pasar si cruzaba por ahí.

Póster de Tiburón 3

Estoy convencido que todos los fans del género vivimos un poco de esto, ese sabor del miedo que odias pero amas. A mi me tocó en los ochenta, me tocó ver el cine en la tele, me tocaron los videojuegos que pedían más de tu imaginación, me tocaron los juegos de mesa, los comics, los walkmans; me tocó vivir en un curioso pueblo lleno de leyendas e historias. Hay memorias que se quedan marcadas en tu vida, pero esas mismas marcas le dan sentido a nuestra vida, al menos para mi.

Este viernes 15 de julio se estrena en NetflixStranger Things” una serie creada por los hermanos Duffer que no tiene ni tantito desperdicio. Ocho episodios llenos de guiños y recuerdos que por alguna razón tocan esas mismas marcas que son parte de mis imaginarios. Stranger things es una serie de 8 episodios que cuenta la historia de Hawkins un pequeño pueblo en Estados Unidos en el año de 1983 donde empiezan a pasar cosas extrañas. Un chico desaparece de regreso a su casa en bicicleta, una curiosa chica telépata aparece en el bosque, una planta secreta paraestatal es ubicada la zona, una madre desesperada y un atormentado sheriff son elementos elementos clave de esta historia.

Stranger things es una serie que logra apropiarse de un lenguaje cinematográfico ochentero sin parecer obvia, sin quedarse en la portada. Logra contar una historia tomando lo mejor de Spielberg, Carpenter yCunningham para entregarnos este relato que danza en la frontera del terror y la ciencia ficción. Para mi gusto mejor que J. J. Abrams. Es una serie donde los personajes están bien construidos. Por un lado los actores adultos funcionan, Winona Ryder y David Harbour cumplen muy bien,Matthew Modine está perfecto es su rol como el Dr. Martin Brenner, mientras que el cast de chicos es supremo, todos está geniales, divertidos, serios, una muy buena mixtura.

Ilustración de MATRIOSKA, Mafer Castro.

Es imposible no hablar de la dirección de arte y la foto de Stranger Things muy cuidada, llena de detalles cuasi invisibles (ojo a los guiños al cine de género, no les diré, encuéntrenlos ustedes, se van a divertir), la historia sencilla pero suficientemente profunda para ser desmenuzada con cuidado, buenos personajes y la música con todo el mood ochentas pero muy trabajada, en fin, alto caché muchachos.

Stranger Things

Veredicto: Stranger Things la nueva serie de terror y sci-fi que tienen que ver. Recuerden, hoy 15 de julio por Netflix.

Por último, una reflexión. Vivimos en la era de laremediación, donde los viejos medios son retomados por los nuevos medios para construir mejores ideas, donde los contenidos de hace 20 o 30 años son repensados para proponer nuevas historias, como Stranger Things. Por eso, les comparto este video de Wolfie’s Just Fine — A New Beginning que me topé gracias a Chris Cueva. La banda nos cuenta sus memorias de aquella tarde viendo Viernes 13.

Recuerden. Un viernes siempre es mejor para ver terror.

ILUSTRACIÓN de: Matrioska (Mafer Castro)