Dentro de la larga lista de sagas literarias que han sido adaptadas al cine durante los últimos años, encontramos la trilogía de The Maze Runner, la cual llegó por primera vez a la pantalla grande en 2014 y regresa este año con su tercera entrega cinematográfica, Maze Runner: La cura mortal (Maze Runner: The Death Cure). Con un elenco encabezado por Dylan O'Brien, Kaya Scodelario, Thomas Brodie-Sangster, Will Poulter y Ki Hong Lee, la historia creada por James Dashner debutó en cines para mostrar lo que sucedía en una misteriosa isla rodeada por un laberinto y habitada por niños y adolescentes, a la cual sólo llegan hombres y donde el caos se desata a partir de las apariciones de un novato llamado Thomas junto a la primera mujer en ese lugar.

Al final de la primera película descubrimos una verdad que nos traslada a un futuro postapocalíptico en el que las cosas no son lo que parecen y en el que un raro virus está a punto de terminar con lo que queda de la civilización, mientras que una organización conocida como CRUEL tiene ciertos planes que incluyen a los jóvenes a los que conocimos en aquella isla. La segunda cinta nos permitió descubrir varias cosas y la trama dio un giro interesante para dejar todas las piezas acomodadas para una conclusión que llega con el tercer título.

Maze Runner: La cura mortal nos coloca justo donde terminó la entrega anterior con el grupo de sobrevivientes dividido y con un aparentemente victorioso CRUEL, en esta ocasión Teresa se ha unido por completo a la organización con dudosas intenciones mientras que Thomas y los demás deben lidiar con el hecho de que los ha traicionado, además de que deben encontrar una forma de rescatar a Minho, quien se encuentra capturado en un lugar al que parece imposible poder entrar y fuera del cual se vive un caos orquestado por aquellos que se oponen a quienes los han querido someter.

Thomas y compañía encuentran nuevos aliados en el camino y se reencuentran de manera inesperada con viejos conocidos, todo esto mientras buscan la forma de salvar al amigo que han perdido y de vencer a CRUEL para que no logren sacar adelante sus planes, además claro de que deben evitar morir y estar atentos ante el posible riesgo de que alguno de ellos se infecte y termine convertido en un crank. La cinta marca la conclusión de la historia que comenzamos a ver hace unos años y no deja cabos sueltos.

Es muy probable que los fans de la franquicia a la que pertenece Maze Runner: La cura mortal salgan satisfechos después de ver este tercer título, pues encontrarán justo la conclusión que esperaban debido a que el resultado final es un tanto complaciente y cae en lugares comunes, lo cual también provocará que quienes no son fans se sientan un poco aburridos con lo que verán. La película presenta secuencias de acción bien elaboradas y maneja un buen ritmo para darle continuidad a la historia, misma que no será tan fácil de digerir para aquellos que no estén del todo identificados con la franquicia, pues es uno de esos casos en los que si no has visto las entregas anteriores no podrás entender lo que pasa.

Al final, Maze Runner: La cura mortal está más dirigida a los fans de la franquicia y serán ellos quienes la disfrutarán más.

Título: Maze Runner: La cura mortal (Maze Runner: The Death Cure)

Director: Wex Ball

Elenco: Aidan Gillen, Barry Pepper, Dylan O'Brien, Giancarlo Esposito

Fecha de estreno en México: 2 de febrero

Calificación: 6