Darren Aronofsky es uno de esos directores que suele llamar la atención de propios y extraños cada vez que se anuncia un nuevo proyecto suyo, lo cual resulta entendible después de ver lo que el cineasta ha logrado anteriormente con títulos como Pi, el orden del caos (Pi), Réquiem por un sueño (Requiem for a Dream) y El cisne negro (Black Swan), con los cuales ha demostrado su talento como creador de historias. Ahora, el realizador vuelve a dar de qué hablar con su más reciente filme, Madre! (Mother!), un relato estilizado, por momentos frenético, desesperante, lleno de tensión y que sobresale en mayor manera gracias a la actuación de su protagonista, Jennifer Lawrence.

En el pasado, Aronofsky se ha acercado al thriller y en esta ocasión lo hace de nuevo, inyectándole algo de cine de horror con elementos propios del drama para ofrecernos una historia original y con su ya característico toque al momento de hacer películas. Teniendo todo el tiempo como escenario el interior de una casa ubicada en el campo y completamente alejada de alguna ciudad, el originario de Nueva York nos convierte en testigos de lo que sucede con una pareja que pasa todos sus días en ese misterioso lugar en el que suelen pasar algunas cosas extrañas.

Un poeta que lleva bastante tiempo sin encontrar la inspiración para crear su siguiente obra, vive recluido en un intento desesperado por poder escribir algo que valga la pena y cuenta con la única compañía de su joven esposa, quien dedica su tiempo a reconstruir la casa en la que viven debido a que ésta fue azotada por un incendio. La monotonía de ambos personajes se ve inesperadamente interrumpida con la llegada de una familia disfuncional cuya presencia resulta en el detonante para que se den una serie de importantes cambios, incluyendo el embarazo de ella y la posterior alegría que poco a poco se convierte en desesperación a causa del egoísmo, el egocentrismo y el fanatismo exagerado.

Madre! es una de esas cintas que te mantienen atento en todo momento para saber qué más sucederá mientras esperas a que el destino de la protagonista no sea tan malo como parece que será. La primera mitad de la historia es algo lenta y llega a sentirse pesada, pero el segundo acto es todo lo contrario y se convierte en una serie de secuencias frenéticas, una más que la anterior, en las que de la nada nos damos cuenta de que puede suceder cualquier cosa en esa casa que por instantes parece contar con vida propia.

El director encuentra la forma más atinada de agregar elementos de horror en lo que comienza siendo un drama sobre una pareja, que evoluciona en una historia acerca de la creación artística y de lo que uno está dispuesto a hacer con tal de que llegue la inspiración, además de que se hace una analogía acerca del egoísmo y de estar dispuesto a sacrificar a la persona que más te ama con tal de tener la ansiada fama. En la última parte, este filme se vuelve desolador y su conclusión nos deja con la esperanza de una nueva oportunidad para que las cosas salgan bien, aunque las personas suelen cometer los mismos errores en repetidas ocasiones.

Tal vez Madre! no sea una película para todo el público, pero sí es un título que vale la pena ver y analizar con atención, sobre todo por su historia tan bien contada y por sus referencias obvias a clásicos como El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby).

Título: Madre! (Mother!)

Director: Darren Aronofsky

Elenco: Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris, Michelle Pfeiffer

Fecha de estreno en México: 22 de septiembre