Pronóstico reservado. Esa, seguramente, ha sido la idea en la mente de cada persona que acudió a las funciones de prensa y fans de La Liga de la Justicia. Para nadie es un secreto que el camino de las películas de DC ha sido un tanto accidentado, pero lleno de esperanza gracias al amor por los personajes de la casa editorial y al éxito de Wonder Woman.

Después de cuatro películas, es hora de que la liga se una. Pero ¿lograrán pelear por la paz y la justicia o, por lo menos, regresar la fe a los aficionados más acérrimos?

Sinopsis oficial

Motivado por su renovada fe en la humanidad e inspirado por el acto abnegado de Superman, Bruce Wayne une fuerzas con su nueva aliada, Diana Prince, para enfrentar a un enemigo más amenazador.

Batman y Mujer Maravilla trabajarán juntos para encontrar y reclutar a un equipo de metahumanos para dar batalla a esta nueva amenaza.

Sin embargo y pese a la formación de esta liga inédita de héroes —con Batman, Mujer Maravilla, Aquaman, Cyborg y Flash— puede que ya sea demasiado tarde para salvar al planeta de un ataque de proporciones catastróficas.

Reseña

Para los fans será claro que hay varias manos en este pastel. La primera es la del director Zack Snyder, quien tuvo el control de la cinta durante mucho tiempo, hasta que cuestiones personales lo obligaron a dejarla a cargo de Joss Whedon. Ambos modos de contar historias y de presentar a los personajes están presentes, aunque Whedon sobresale justo por las razones correctas: ya no estamos frente a un deprimido grupo de metahumanos. Por el contrario, parece que cada uno, excepto Batman, disfrutan de su papel en el mundo.

Además de Whedon y Snyder, los expertos en cómics podrán ver trazos de Geoff Johns, uno de los jefes de DC Films y el creativo en jefe de DC Comics. De hecho, la secuencia inicial es similar a Justice League: War, la película animada que está basada en Justice League: Origin, escrita por el propio Johns.

Otra diferencia importante es el cambio en la paleta de colores, que, hay que decirlo, nos mantenía en pesadumbre total en las películas anteriores. Digan adiós a los tonos deslavados con filtro azul y den la bienvenida al resto del arcoíris ¿Por qué es eso importante? Bueno, porque es parte de la nueva personalidad de los héroes de DC en el cine.

Así es. Con el color llega una nueva actitud para los héroes que conocimos y tenemos un vistazo de las vidas de los nuevos

  1. Bruce no se la pasa marcando pandilleros y está más dedicado a defender el planeta
  2. Diana vive entre los humanos y sigue prestando sus servicios como Mujer Maravilla
  3. Arthur sale de los océanos para ayudar a las personas que lo necesiten
  4. Victor vive en conflicto con su nuevo cuerpo y habilidades como un ciborg
  5. Barry, literalmente, no puede quedarse quieto, excepto al platicar con su padre en prisión
  6. Clark es muy dinámico, no es nihilista ni depresivo. Es, incluso, heroico (aunque no haremos spoiler de qué y cómo suceden las cosas con él)

La amenaza que enfrentan los héroes es Steppenwolf, un legendario guerrero que parece imparable. Quitemos esa duda de una vez: no es un gran villano, sino un pretexto para que se una la Liga. Su plan es muy simple, quiere terminar con la vida en la Tierra y para ello tiene un ejército de criaturas y la necesidad de tener en sus manos algunos cubos que parecen tener energía perenne.

Por cierto, además de dirigir una parte de la película, Joss Whedon tiene el crédito de guionista. Por alguna razón me pareció relevante mencionarlo en este momento.

El cambio en el guión deja entrar la luz al diálogo y, a pesar de que es la película más corta del Universo DC (¡una hora cincuenta y nueve minutos!), hay tiempo para conocer al resto de la Liga, el plan del villano y el cambio en la actitud del mundo en torno a Superman. No más letreros de odio a los alienígenas o recordatorios de que destruyó media Metrópolis. Ya saben. Cuando vivía el infeliz, ¡ya que se muera! y hoy que ya está en el veliz, ¡qué bueno era!

En este punto quisiera disculparme, pues tal vez doy la impresión de que es una cinta de una pieza, de principio a fin. No lo es. Es muy evidente que este ente es una quimera, un basilisco o la criatura de Frankenstein hecha película, pues las costuras y las partes de las que está hecho se muestran claramente si se han seguido las carreras de Snyder y Whedon. En aras de mantener el reloj por debajo de las dos horas, algunos puntos de la trama solo “suceden” sin explicación ni preparación. En otros momentos, la velocidad atropellada de la conversación de los personajes nos mete en un flashback a la secundaria, cuando teníamos que exponer un tema y lo escupíamos sin parar frente a toda la clase, temerosos de que, si no lo hiciéramos así, tal vez algún trozo de información se nos quedaría entre los dientes. Y se reconoce quién hizo qué. Esta escena la hizo Snyder, este diálogo lo escribió Whedon. Ah, y varios de los efectos visuales computarizados son mediocres. No malos. Mediocres. Sí, hay momentos en los que se nota a leguas cómo borraron el profuso bigote de Henry Cavill.

Entonces ¿por qué funciona?

Ah, porque el punto es ese. La película funciona, a pesar de todo lo anterior. Está llena de humor, de momentos estelares para cada miembro de la Liga y de referencias para los fans. Establece algo muy importante en torno a uno de los personajes con una sutil línea de diálogo que seguramente será revisitada en el futuro y visitamos Central City, Gotham, Metrópolis, Kansas, Europa y Atlantis, cada cual con su propio mundo y habitantes.

Mucho tiene que ver la mano de Joss Whedon. Es territorio conocido para el director, que gusta de hacer historias de ensamble y que siempre rompe la posible tensión con una broma que desinfla cualquier intento de drama. Sí, la cámara lenta de Snyder permanece, pero las palabras son del creador de Firefly y, hay que decirlo, el responsable de que el universo de Marvel funcionara con Los Vengadores. Tampoco sobra el que Danny Elfman haya compuesto la música, además de traer de regreso los temas de Batman (1989) y Superman (1978).

En resumen, Liga de la Justicia hizo lo que pudo con lo que tenía: un director ausente, un cambio de actitud y temáticas sobre la marcha y la presión por generar otro éxito en taquilla como el de Wonder Woman ¿Se nota apresurada? Sí ¿Parece estar compuesta de tres o cuatro películas distintas? Así es ¿Es divertida? Mucho.

Miren, yo soy el más sorprendido. Man of Steel no fue el mejor arranque y de ahí, todo fue cuesta abajo hasta que llegó Wonder Woman. La primera cinta de Liga de la Justicia sonaba a otra decepción y no lo fue, a pesar de sus múltiples errores.

En esta era oscura en la que resulta que muchos de tus ídolos no eran humanos, sino monstruos y la Tercera Guerra Mundial está a 140, no, perdón, 280 caracteres de distancia, no necesitamos superhéroes nihilistas o colores muertos. La era de los paladines encapotados, de la virtud a toda prueba, de los símbolos eternos de paz y libertad es lo que echamos de menos en nuestras historias. Un rayo de esperanza que nos motive a mejorar el mundo. La Liga de la Justicia no es perfecta, pero es un paso, tal vez dos, en la dirección correcta. Para las cintas llenas de pesadumbre ya habrá tiempo y otros personajes.

 

Ni te preguntamos si hay escena después de los créditos ¿verdad? Nos vas a salir con que “esto es DC”

En otro momento estarían 100% en lo correcto, pero están 100% equivocados. De hecho, hay una escena a la mitad de los créditos y otra al final.

Lo bueno

  • Flash roba la atención durante toda la cinta
  • Mujer Maravilla sigue siendo la luz en este universo
  • Aquaman es badass ¿quién lo habría dicho hace unos años?
  • Las dos escenas después de los créditos
  • El diálogo. Hay una secuencia entre Bruce y Diana que los hará contener el aliento
  • Otra vez, de manera inesperada: Cyborg funciona
  • El humor. Bienvenido sea
  • El arma grande. Lo entenderán al ver la película
  • El flashback del origen de Steppenwolf. Mantengan los ojos muy abiertos
  • La música de Danny Elfman
  • ¡Puedes pedir el refresco grande porque dura menos de dos horas!
  • Es una película para divertirse y no tiene pretensiones más allá de eso

 

Lo malo

  • El villano es genérico, olvidable y mal diseñado. Con buena voz, eso sí
  • Un suceso feliz causa un enorme problema de continuidad para las nuevas películas
  • Varias de las situaciones suceden casi de la nada
  • Casi no hay descanso de las risas y las escenas de acción, pero cuando lo hay, es tremendamente aburrido
  • El Nightcrawler casi nos hace pensar que Jon Peters la produjo (referencias aquí y acá)

Título Liga de la Justicia (Justice League)

Director Zack Snyder

Protagonistas Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Jeremy Irons, Diane Lane, Connie Nielsen, J. K. Simmons, Ciarán Hinds

Fecha de estreno 17 de noviembre