A lo largo de su historia, el cine de terror ha sido usado por muchos cineastas como una útil herramienta para hacer críticas a diferentes temas vigentes en la sociedad y de los cuales es importante hablar por varias razones; justo éste es el caso de La región salvaje, película mexicana con la que el director Amat Escalante tomó por sorpresa a cinéfilos y críticos de cine hace un par de años, ganando el León de Plata a la mejor dirección en el Festival de Cine de Venecia y presentándose exitosamente en otros encuentros fílmicos.

La historia de La región salvaje se le ocurrió al director después de ver un par de noticias en la prensa amarillista, una era sobre un empleado de un hospital al que encontraron muerto en un río como consecuencia de la homofobia, la otra noticia era acerca de una joven que fue agredida por alguien con quien se negó a tener relaciones sexuales y que al final fue acusada de inmoral por un juez. Los dos casos mencionados fueron detonantes para que el realizador comenzara a darle forma a su cuarto largometraje.

Ayudándose de elementos propios del cine de terror y con claras referencias a la filmografía de David Cronenberg, Amat Escalante presenta una historia original en la que nuevamente está presente su ya característico estilo crudo y realista al momento de dirigir. En una zona de Guanajuato encontramos a una joven que tiene una vida monótona y que parece sentirse atrapada en un hogar en el que sólo está para cuidar a sus hijos pequeños y atender a su esposo, quien presume una actitud típica de un macho para ocultar sus verdaderos deseos mientras tiene una relación con su cuñado. Al trío de personajes se une una chica que tiene un secreto que cambiará la vida de todos los involucrados y cuyos orígenes no están en este mundo.

Lo que podría quedarse en un drama bien elaborado con altos valores cinematográficos que hace una fuerte crítica social sobre cómo se viven todavía el machismo y la homofobia en diversas partes de México, da un giro completo al contar con la presencia de una criatura que cae desde el espacio y que es capaz de proporcionar un placer inimaginable a quienes acepten estar con ella mientras se dejan llevar por el deseo. Aquí el monstruo que aparece en pantalla es en realidad lo que menos da miedo, pasa todo lo contrario y es una fuente de felicidad para, mientras que los verdaderos monstruos son las personas que se niegan a dejar ser felices a los demás y a las que solamente les preocupan sus propias vidas.

En este filme, el hilo conductor y detonante de todo lo que vemos es el deseo sexual que lleva a la búsqueda de lo prohibido y a caer en la tentación. Resulta muy inteligente la manera en la que se abordan los temas tratados en esta historia, la cual es directa y no maquilla nada, dejando ver una realidad que muchos se niegan a ver y teniendo como complemento narrativo la presencia de una criatura que le da un toque de cine de género a una trama que se convierte en algo más.

La criatura representa el anhelo y el rechazo de los personajes en sus vidas, Escalante ha comentado que era bastante ambigua en un inicio en el guión y que luego en el diseño se fue modificando para darle forma, trabajo que llevó a cabo en Dinamarca, donde, entre otros, se trabajó con un supervisor de efectos visuales que ha trabajado en películas de Lars von Trier.

Vale la pena destacar que La región salvaje es una cinta que marca cambios importantes dentro de la filmografía de Amata Escalante, ya que además de introducir elementos de cine de terror de una manera notoria, es la primera del director en la que se cuenta con música compuesta especialmente para la ocasión, un acierto debido a que los sonidos le aportan cierta atmósfera más tensa a cada escena, y también es la primera en la que participan actores que desde antes buscaban actuar, algo que se nota al ver el trabajo hecho por los cuatro protagonistas, quienes cumplen con el reto de sacar adelante una historia que para otros intérpretes podía ser más complicada.

La película es un nuevo ejemplo de que pueden combinarse exitosamente el terror y el drama para contar una historia original que sea entretenida y que al mismo tiempo toque temas sensibles. Tuvieron que pasar casi dos años desde que se exhibió por primera vez en una pantalla de cine para que La región salvaje tuviera su estreno comercial en México y ahora que por fin lo tiene podemos decir que la larga espera ha valido la pena.

Título: La región salvaje

Director: Amat Escalante

Elenco: Ruth Jazmín Ramos, Simone Bucio, Jesús Meza

Fecha de estreno en México: 2 de febrero