Dos hombres despiertan en un lugar abandonado, ambos están atrapados ahí sin saber por qué y se dan cuenta de que son las nuevas víctimas de un asesino conocido como Jigsaw, el cual gusta de torturar en formas muy ingeniosas a las personas que en su opinión se merecen un castigo debido a sus dudosas acciones; así iniciaba El juego del miedo (Saw), cinta que se estrenó en cines en 2004 y llamó la atención de muchos desde su presentación en la edición del año 2003 del Festival de Cine de Sundance, además de que marcó el inicio de una redituable franquicia de cine de terror que es ya una de las favoritas de varios fans del género y que en este 2017 regresa con su octava entrega.

Después de ver repetidas escenas de tortura y trampas elaboradas en siete ocasiones, en Jigsaw: El juego continúa (Jigsaw), como su título lo indica, el asesino Jigsaw regresa con su ya conocido juego siniestro que consiste en poner una serie de pruebas a un grupo de individuos que deberán jugar bien y tomar las decisiones adecuadas para poder seguir con vida. Esta vez nos encontramos en medio de una investigación policiaca que inicia a partir del descubrimiento de un cadáver que sólo es el primero que llega directamente como consecuencia de un nuevo juego perturbador que ahora cuenta con nuevos participantes.

Tal como ya ha pasado anteriormente, ahora son cinco las personas que despiertan en un lugar macabro sin saber por qué están ahí o cómo fue que llegaron a ese sitio, todos se dan cuenta de que están encadenados en lo que es un complejo mecanismo que los llevará hacia una pared con sierras colocadas a lo largo de ella; éste es tan solo el primero de varios niveles de horror y sufrimiento, las torturas son variadas y tiene el objetivo de hacer que las supuestas víctimas confiesen sus pecados, cada uno está ahí por algo que hizo y todos se merecen un castigo que Jigsaw está dispuesto a darles, ¿quién sobrevivirá y cuántos morirán?

Al mismo tiempo que los nuevos jugadores intentan liberarse de su dolorosa penitencia, un equipo de detectives y forenses investigan el caso que ha traído de regreso a Jigsaw, quien supuestamente estaba muerto. Mientras intentan atrapar al responsable de los asesinatos recientes, los encargados de la investigación deben descubrir también si el sospechoso en realidad sí es Jigsaw o si se trata de un imitador o un heredero de su tarea malvada de imponer castigo. Además, van surgiendo pistas de que el responsable de las muertes podría hacer alguien del equipo que pretende resolver el misterio alrededor de ellas. Hay muchos sospechosos, diversas teorías y poco tiempo para encontrar las respuestas que se buscan.

Jigsaw: El juego continúa es, en resumen, más de lo mismo y realmente no le aporta nada nuevo a la franquicia a la que pertenece, pero al final resulta una cinta entretenida e ideal para desconectarse de la realidad por un rato. Incluye las escenas de tortura y la sangre que uno esperaría, también están presentes las infaltables y complejas trampas ya características que aparecen en las películas de Saw. Afortunadamente, también se mantienen el suspenso y la angustia que han caracterizado a las entregas anteriores, lo cual ayuda a que se mantenga esa atmósfera a la que estamos acostumbrados al ser testigos de cada uno de los juegos orquestados por Jigsaw.

Eso sí, los fans de la franquicia que vean Jigsaw: El juego continúa saldrán satisfechos del cine, aunque por el bien del futuro de la franquicia valdría la pena que ésta se reinventara a sí misma para aportar algo más y volver a revolucionar el cine de terror tal como lo logró con sus primeros títulos.

Título: Jigsaw: El juego continúa (Jigsaw)

Directores: Michael Spierig, Peter Spierig

Elenco: Matt Passmore, Tobin Bell, Callum Keith Rennie, Hannah Emily Anderson

Fecha de estreno en México: 10 de noviembre

Calificación: 7