Desde Hollywood, han sido muchos los estudios que han decidido presentar sus propias versiones de diversas tradiciones mexicanas y el Día de Muertos no ha sido la excepción, de hecho ha llamado la atención de diferentes directores, productores y actores que no se han resistido al encanto de la celebración anual en la que las familias recuerdan a sus seres queridos que ya no están en este mundo.

Aunque anteriormente ya se han contado algunas historias relacionadas al Día de Muertos en distintas películas animadas, la gente de Pixar decidió hacer la suya con Coco, cinta que nació como una idea en la cabeza de uno de sus directores, Lee Unkrich, luego de que éste visitara México como parte de su tour de medios para promocionar en ese entonces el estreno de Buscando a Nemo.

Esa primera idea de Unkrich poco a poco fue tomando forma hasta convertirse en la historia de Miguel, un niño mexicano que vive en un pueblo con su familia y sueña con ser una gran músico, pero que debe encontrar la forma de convencer a sus familiares de que lo apoyen, lo cual es complicado debido a que en su hogar la música está prohibida por algo que sucedió en el pasado con uno de sus antepasados.

Mientras busca la forma de poder convertirse en un gran cantante y guitarrista, Miguel va a dar por accidente a la tierra de los difuntos justo en plena celebración del Día de Muertos y debe aliarse a un esqueleto al que recién conoce para que lo ayude a buscar a su ídolo Ernesto de la Cruz, quien aparentemente es el único que puede ayudarle a ser lo que quiere y también lo puede ayudar a regresar a su hogar para que no se quede permanentemente en el mundo al que llegan todos después de morir.

Coco tiene diferentes elementos a su favor, en los que se nota que se estuvo trabajando con mucho cuidado para tener un muy buen resultado. Para empezar, la animación luce bastante con escenarios y personajes coloridos, sobresale lo logrado con las calaveras vivientes y los alebrijes de la tierra de los muertos. Se nota cierto realismo en cada detalle del pueblo en el que vive Miguel y del mundo al que llegan los difuntos, esto se debe a que el equipo de animadores de Pixar viajó en un par de ocasiones a algunos pueblos en México para capturar la esencia tanto del país como de su gente.

La historia juega un papel fundamental y toda la cinta se sostiene en ella, se trata de un relato sobre la familia y el perdón más que de uno que se centra únicamente en el Día de Muertos, más bien es esta fiesta lo que funciona como contexto para contar lo que sucede con el joven protagonista y su familia. Ya que una historia no sería nada sin sus personajes, estos tenían que ser creados con mucha atención y así fue, cada uno cumple con un papel para el adecuado desarrollo de la trama y están bien estructurados, destacando el caso de un Ernesto de la Cruz que es la combinación perfecta entre Pedro Infante y Jorge Negrete.

Sin duda, Coco es una de las mejores películas de Pixar hasta ahora y significa un nuevo paso en la historia del famoso estudio de animación, es más de lo que uno espera y además de ser entretenida, es una historia bien lograda que seguramente se convertirá en una de las cintas animadas favoritas de muchos.

Título: Coco

Directores: Lee Unkrich, Adrian Molina

Voces en inglés: Benjamin Bratt, Gael García Bernal, Anthony Gonzalez

Fecha de estreno en México: 27 de octubre