Dice el cliché que segundas partes nunca fueron buenas. Claro, para cada regla hay una excepción. El Padrino II es simplemente una obra maestra. Aliens es todo un ejercicio de cambio de ritmo. La Ira de Khan es incluso, mejor que su predecesora. Evil Dead 2 es una presecuela reinvención reboot. En El Imperio Contraataca los héroes pierden, los malos ganan. Pero hay esperanza.

La tendencia siempre ha sido revivir y reempaquetar lo que ya funcionó una vez. Si no fuese así, no habríamos tenido tres versiones de Dimensión Desconocida, más una película. O los seriales y cintas de Batman, que se van acumulando conforme pasan los años. Sin embargo, en ocasiones hay cosas que queremos que se queden como están. Es la vieja broma “¿quién haría Hamlet 2?”

Blade Runner, de Ridley Scott, es una de esas películas que se nos antojan intocables, sin detenernos a pensar en las cuatro ocasiones que ha sido reeditada, hasta llegar a The Final Cut, la que se supone es, ahora sí, la versión definitiva. Hay versiones con la voz en off de Deckard, sin la voz en off, con escenas adicionales, sin escenas adicionales, con finales distintos. Vamos, que no es la primera vez que se manosea a esta cinta de culto.

Pero el prospecto de una secuela nos sonó, por mera estadística, a un fracaso de proporciones épicas. Y es que, por cada Aliens, hay una Prometheus. Y bueh, en ese caso, hay dos.

Tal vez lo hayan leído por ahí: en Houston, una agencia de relaciones públicas entregó a los asistentes a una función de prensa de Blade Runner 2049 una hoja con cinco puntos cruciales de la trama que sugerían “no tocar” en las reseñas, por ser spoilers. Fue un error de parte de la agencia que no se repitió en ningún otro lugar, aunque en CDMX, antes de la función, se nos dijo que Villeneuve nos había enviado un mensaje y que básicamente era “por favor, no publiquen spoilers”.

No entraré en la polémica de las reseñas con o sin spoilers hoy. Baste decir que, en Mórbido, no publicamos datos o puntos de la trama que son necesarios para disfrutar la experiencia. Queremos que lleguen con la misma información que nosotros y, si es posible, menos.

(Por cierto, no vean el tráiler más reciente antes de ver la película. Es un concentrado de spoilers)

Dicho lo cual, aquí va una de las reseñas más cortas que hayamos publicado:

La reseña

  1. Vean los cortometrajes-precuelas que se publicaron. Son tres y uno es un anime del director de Cowboy Bebop ¿Son esenciales? No. Pero son muy buenos y complementarán su experiencia.
  2. No es necesario ver Blade Runner para disfrutar de su secuela. Eso es un enorme punto a favor de la película de Villeneuve, porque se sostiene por si misma. Sin embargo, si son fans de la ciencia ficción, de animes como Ghost in the Shell y, del cine en general, tienen que ver la película original.
  3. La película es hermosa. Gran fotografía, cortesía de Roger Deakins. Dirección impecable de Denis Villeneuve, que se consolida como uno de los nuevos maestros del cine. Música de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, que no intenta copiar la de Vangelis, sino que es un producto natural de su evolución.
  4. Las actuaciones van de lo muy buenas, en el caso de Ryan Gosling, Robin Wright y un muy controlado Jared Leto a entrañables, en el caso de Ana de Armas. Mackenzie Davis, quien protagonizó uno de los episodios más celebrados de Black Mirror, sigue sumando grandes créditos de género en su currículo.
  5. La belleza de la película no es gratuita: Denis Villeneuve insistió en construir la mayor cantidad de sets posible y reducir el uso de pantallas verdes. Es notable, en esta era.
  6. Es una secuela como debe ser: mantiene el espíritu, presenta nuevos personajes y situaciones, hace homenajes, pero es una película completa con su propia trama que puede ser un punto de entrada para quien no haya disfrutado de la original. No canibaliza a su primera parte, sino que se complementan de la mejor manera.

Eso es todo lo que podemos decir sin entrar en spoilers. Y, créanme, lo mejor es no visitar la página de la película en Wikipedia y no buscar elementos de la trama. Tiene sorpresas, sí, pero muy a tono con la película original. Vale totalmente el precio del boleto y la escala de sus escenarios merece que se disfrute en una pantalla de cine. Los fans de la original no se sentirán traicionados y los recién llegados saldrán muy satisfechos. Eso sí: dosifiquen su consumo de líquidos, porque dura 2 horas y 40 minutos y hay momentos cruciales que no se pueden perder. Blade Runner 2049 tiene todos los elementos que hacen una buena cinta de ciencia ficción: la pregunta eterna de qué es lo que nos hace humanos, una melancolía siempre presente y algunos curiosos y escasos momentos de levedad que nos dan un respiro ante la tensa atmósfera de un mundo futuro.

Blade Runner 2049 se estrena hoy, viernes 6 de octubre.

 

Blade Runner 2049

Dirigida por Denis Villeneuve

Protagonizada por Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Dave Bautista

 

Denis Villeneuve logra algo que parecía imposible: una secuela digna de la más grande película de culto de ciencia ficción en la historia del cine