Era el año 2008, en ese momento no se vivía igual que ahora la fiebre por el cine de superhéroes y tampoco eran tan comunes los universos cinematográficos que incluían diversas historias, varios personajes y todas las películas que se pudiera para después unir dichos elementos con la intención de contar una historia aun más grande; fue entonces cuando llegó Iron Man, cinta con la que oficialmente inició el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) y la cual marcó de manera definitiva un antes y un después para las adaptaciones cinematográficas de cómics. Muchos recordamos todavía con emoción esa escena postcréditos en la que Samuel L. Jackson aparece como Nick Fury mencionando la “Iniciativa Vengadores”, esto fue algo que nos dejó claro que en algún momento veríamos reunidos en la pantalla grande a algunos de los héroes más conocidos de Marvel Comics.

Ya ha pasado el tiempo desde aquella primera vez en la que vimos a Robert Downey Jr. como Tony Stark, posteriormente fueron llegando más entregas de Marvel Studios y ahora, después de haber visto exactamente 18 títulos -protagonizados por defensores de la justicia como Iron Man, Thor, Capitán América, Doctor Strange, Black Panther, Spider-Man, Ant-Man y los Guardianes de la Galaxia-, ha llegado el momento de ver la que es hasta este momento la película de superhéroes más grande que se haya hecho debido a la cantidad de héroes y villanos que se han reunido en ella -para lo cual se requirió una gran organización al juntar a actores y actrices que suelen estar muy ocupados con agendas de trabajo bastante apretadas-, el uso de lo último en tecnología para crear tanto mundos como personajes que se sintieran reales, las consecuencias que llegarán por todo lo que pasará y el alto presupuesto que fue necesario para hacerla posible; hablamos de Avengers: Infinity War, la culminación de diez años de historias que culminan en una misma dirección, una que lleva a un enfrentamiento de enormes proporciones contra uno de los villanos más crueles y poderoso de todo el universo.

En Avengers: Infinity War nos reencontramos con varios de los héroes de las películas del MCU, la mayoría están separados y siguiendo sus propios caminos sin contar que en el espacio el “Titán Loco” Thanos se encuentra buscando las Gemas del Infinito -que le permiten a su poseedor controlar tiempo, mente, espacio, realidad, poder y alma- con la intención de, desde su perspectiva, darle un balance al universo y ofrecer condiciones de vida que sean más justas para sus habitantes. Acompañado por cuatro de sus hijos (conocidos como la Orden Oscura) el conquistador de mundos comienza su largo camino hacia la gloria que tanto ha estado anhelando desde hace mucho tiempo.

Desde la primera secuencia nos damos cuenta cuál será el tono de toda la película a lo largo de sus dos horas y media de duración, no pasan ni diez minutos y la intensidad que se siente es una que no se sentía hace mucho tiempo en un producto Marvel. La cinta te atrapa desde que inicia y queda claro que cualquier cosa puede pasar, nadie está a salvo de la ira de Thanos y pocos están preparados para un rival tan poderoso, estamos ante uno de los fenómenos cinematográficos del año y que sin duda marcará a una generación completa que lleva una década esperando por este momento.

Con una historia cuidadosamente armada para entretener y capturar la atención de principio a fin, y que simplemente no te deja recuperarte de algo cuando ya está pasando otra cosa igual o más importante, Avengers: Infinity War tiene como hilo conductor a Thanos con sus deseos, obsesiones, victorias, derrotas, sacrificios y rencores, pues es él el verdadero protagonista y llegamos a entender muy bien cómo piensa e incluso habrá quienes encuentren cierta lógica en su plan para ponerle cierto equilibrio al universo; también conoceremos más sobre su relación cercana con una de sus hijas, Gamora, a la cual adoptó siendo apenas una niña y quien escapó de él para después integrarse a los Guardianes de la Galaxia.

Sí, es una película de superhéroes en toda la extensión de lo que eso significa, tiene las elaboradas secuencias de acción que uno espera, también cuenta con ese sentido del humor que ha caracterizado a las entregas de Marvel hasta ahora -pero afortunadamente no abusa del mismo-, incluye grandes momentos en los que se juntan personajes a los que no imaginábamos que veríamos juntos y presenta un tremendo derroche de efectos especiales que la hace a cada escena lucir realmente espectacular. Además de todo lo anterior, tiene a su favor las actuaciones de un elenco considerable en tamaño y talento cuyos integrantes le han dado lo mejor que han podido a sus respectivos papeles, lo cual ayuda a que cada uno tenga su momento de gloria y a que le aporte algo importante a la trama, dejando atrás los temores de muchos de que al ser un reparto tan grande tal vez no todos sus miembros lucirían como se esperaría.

Avengers: Infinity War es una película que resulta sumamente entretenida y que sin duda logra cumplir con todas las expectativas que ha generado. Tiene momentos emocionantes, emotivos, divertidos, oscuros y épicos; es todo lo que esperábamos ver, dejará complacidos a los fans de hueso colorado del Universo Cinematográfico de Marvel, logrará complacer a los más exigentes lectores de los cómics en los que se basa y sorprenderá a quienes no estén tan familiarizados con este tipo de películas. Prepárense para una muy buena experiencia y por favor no compartan spoilers en redes sociales para que todos disfruten la cinta de igual forma.

Título: Avengers: Infinity War

Directores: Anthony Russo, Joe Russo

Elenco: Elizabeth Olsen, Josh Brolin, Tom Holland, Scarlett Johansson, Chris Pratt, Chris Evans, Chris Hemsworth, Sebastian Stan, Robert Downey Jr., Zoe Saldana, Tom Hiddleston, Benedict Cumberbatch, Chadwick Boseman, Paul Bettany, Mark Ruffalo, Anthony Mackie 

Fecha de estreno en México: 27 de abril