Con una ya extensa y notable carrera dentro de la industria cinematográfica, en la que ha sobresalido más que nada como guionista, Alex Garland es uno de esos cineastas que siempre tienen algo interesante que contar en sus historias y que saben encontrar la fórmula exacta para engancharnos desde un principio, así pasó con su maravillosa ópera prima, Ex Machina, y ahora sucede nuevamente con el estreno de su segundo filme, Aniquilación (Annihilation), que además es uno de los más esperados de este año.

Después de algunos cambios en su fecha de estreno en cines y en un esfuerzo por entregar un trabajo que le fuera fiel a la visión de su director, se decidió que Aniquilación tuviera un estreno limitado en salas de cine de Estados Unidos y que llegara días después al resto del mundo a través de Netflix, lo cual garantiza que veremos el corte que se tenía pensado desde un inicio de esta adaptación cinematográfica a la novela homónima de Jeff VanderMeer.

En lo que resulta una fantasía oscura con tintes de ciencia ficción y thriller, más un toque de existencialismo, que sale adelante gracias a una historia bien pensada y desarrollada a partir de un guión complejo, Aniquilación nos convierte en un miembro más de una peligrosa expedición en una zona en la que un resplandor de aparente origen extraterrestre ha provocado muchos cambios en un lugar en el que antes de eso todo era normal. Ese extraño fenómeno podría tener graves consecuencias si se sigue expandiendo, así que es una prioridad averiguar qué pasa ahí y qué lo provoca, pero el gran problema es que cada grupo que entra a investigar no logra salir, a excepción de un hombre con entrenamiento militar que vuelve muy cambiado, como si ya no fuera él, y cuyo inesperado regreso deja aún más dudas.

Tras el regreso de Kane de la área rodeada por el inexplicable resplandor, su esposa, una profesora y militar retirada, decide unirse a la próxima expedición a ese lugar para tratar de entender que le pasó a su marido. El nuevo grupo que se aventura a intentar encontrar respuestas -formado sólo por mujeres y en el que cada una de sus cinco integrantes tiene una especialidad diferente- entra con cierto temor y al estar ahí entendemos por qué, pues en ese territorio las cosas no son normales ni fáciles de explicar, además de que sea cual sea el fenómeno que se ha dado éste ha afectado a los animales, las plantas y las personas que se encontraban desde antes ahí. Al descubrir lo que ha pasado ahí y al entender cuáles podrían ser sus verdaderas consecuencias, al final sólo quedan más dudas y una sensación de que lo sigue no será bueno.

Aniquilación es, para empezar, una buena película con una premisa diferente y sumamente interesante, es justo decir que se trata de una de las propuestas más arriesgadas y mejor logradas que veremos este año. Es cierto que su historia es complicada y poco comercial, pero la calidad está ahí y uno de los principales méritos de la cinta es que logra atrapar a pesar de tener una trama compleja, misma que dejará frustrados a algunos, con preguntas a muchos y muy impresionados a otros. Es un hecho que se trata de un filme que vale la pena ver, no es perfecto pero cumple bastante y, sobre todo, dejará fascinados a los fans de esa ciencia ficción pura en la que no hacen falta grandes efectos visuales y que sólo necesita una buena historia.

La primera mitad de la película es como una larga introducción en la que poco a poco se van uniendo las piezas de un rompecabezas en esencia complejo, luego llegan 30 minutos en los que la intensidad aumenta y que te mantienen muy atento a cada una de las cosas que pasan, pero es la última media hora la que logra volarte la cabeza y dejarte boquiabierto mientras intentas de comprender qué acabas de ver.

Si quieren ver algo distinto y arriesgado, vean Aniquilación.

Título: Aniquilación (Annihilation)

Director: Alex Garland

Elenco: Natalie Portman, Oscar Isaac, Jennifer Jason Leigh, Gina Rodriguez, Tessa Thompson, Tuva Novotny

Fecha de estreno en México: 12 de marzo