de Roberto Coria

Desde hace 6 otoños, Mórbido es una de las actividades culminantes de mi año laboral. Me uní a sus filas, primero como aficionado y luego como colaborador, en su segunda emisión. Aunque ahora que lo pienso, nunca he dejado de ser lo primero. Todos los que colaboramos en él –o lo siguen de cerca- entramos en una suerte de estado depresivo después que Pablo Guisa declara finalizado el festival y anuncia el tema del siguiente. En 2015 será la muy mexicana celebración de Día de Muertos, por cierto. Los sentimientos que esto causa van de la melancolía a la tristeza. Por ello les ofrezco esta semana un divertimento ligero, un juego de ocio e imaginación.

¿Se han preguntado quiénes habrían sido los actores convocados si se hubiera realizado una adaptación de Drácula en la Época de Oro del Cine Nacional? Sin duda los pilares de nuestra industria fílmica advirtieron el enorme potencial de la historia. Si no fuera así, los estudios Universal no hubieran producido en 1931 una versión para los públicos de habla hispana, dirigida por George Melford y rodada en paralelo a la entrañable cinta protagonizada por Bela Lugosi. Pero crucemos la frontera. He aquí mi dramatis personae:

Jonathan Harker. Pedro Infante. No se puede negar que el hombre fue el más popular actor de su tiempo, un verdadero imán que arrastraba a las multitudes a los cines.

Arthur Holmwood. Jorge Negrete. Su complemento ideal. Eso habría abierto las puertas a un dueto con Infante.

Jack Seward. David Silva. Un gran actor de carácter. Él daría dimensión dramática al asunto.

Quincey Morris. Abel Salazar, rudo pero siempre presto a la gracejada, lo que permitiría otro número musical. Ahora como un trío con Pedro y Jorge.

depresion0

Abraham Van Helsing. Andrés, Domingo o Fernando Soler. En mi humilde opinión, los primeros actores más solventes de su tiempo. Y si ninguno de ellos hubiera estado disponible, José Elías Moreno hubiera hecho un gran papel.

Mina Harker. Marga López. Una belleza clásica, elegante y distinguida. La damisela en desgracia por excelencia.

Lucy Westenra. Miroslava. Nadie puede cuestionar su hermosura y sensualidad.

La mamá de Lucy. Sara García. Aunque todas las versiones que se han hecho han omitido su presencia, la reputación de la abuelita del cine nacional hace irresistible la idea.

  1. N. Renfield. Germán Valdés “Tin Tán”, quien en papeles serios era increíblemente eficaz, como lo demostró en La vida inútil de Pito Pérez (Juan Bustillo Oro, 1956). Y de paso, su hermano Manuel “El Loco” Valdés, Joaquín García “Borolas”, Ramón Valdés y Juan García “El Peralvillo” –la troupe de Tin tán- hubieran sido internos del manicomio del Dr. Seward. Y el “Loco” (el único sobreviviente del elenco) daría sus comentarios en los materiales adicionales del DVD o el Bluray conmemorativo.

Las 3 novias de Drácula. Ninón Sevilla, Yolanda Montes “Tongolele” y Rosita Quintana. Tres de las actrices más inquietantemente hermosas del momento.

Gitanos de Drácula. Wolf Ruvinskis, Yeryé Beirute y similares.

depresion5Drácula. Carlos López Moctezuma, “el más bueno de los villanos”, como reza su epitafio. Otro candidato hubiera sido Ricardo Montalbán, por su aire de galán exótico. Germán Robles queda descartado por su aparición en El vampiro.

Todos dirigidos por Rafael Baledón o Juan Bustillo Oro.

Hagan su casting ideal...

__

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor en materia literaria de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.