Era el verano de 1975 y Steven Spielberg tomaba al mundo entero por sorpresa con una cinta sobre una playa cuyos visitantes se veían amenazados por la presencia de un tiburón asesino. En ese momento y sin saberlo, el realizador inauguraba la época de blockbusters veraniegos, que actualmente es ya una tradición anual en todas las salas de cine, además de que le daba forma a un subgénero cinematográfico que goza de mucha popularidad entre varios cinéfilos, nos referimos al cine de tiburones.

Muchas películas de géneros que incluyen al terror, el thriller, la acción y la ciencia ficción han recurrido a los tiburones para presentarlos como antagonistas que amenazan la seguridad de la gente y que, en la mayoría de esos casos, están sedientos de sangre y tienen como único objetivo matar a todos los desafortunados que se encuentren. Sin importar el lugar en el que se esté, el cine nos ha enseñado que los escualos pueden presentarse dónde sea para crear caos y terror.

Son muchas las cintas mórbidas en las que encontramos tiburones y a continuación hacemos un repaso algunas que son imperdibles.

Jaws

Un enorme tiburón blanco comienza a atacar a los vacacionistas que acuden a una playa y el jefe de la policía local, al percatarse de la amenaza, decide unirse a un biólogo marino y a un cazatiburones profesional para terminar con el intimidante escualo.

The Shallows

Una estudiante de medicina viaja a una playa desolada para poder surfear en paz sin saber que está a punto de enfrentarse a la experiencia más aterradora de su vida, ya que es atacada y herida por un tiburón blanco del cual logra escapar para permanecer en una roca mientras es asechada, además de que no sabe si logrará salir con vida de ahí.

Deep Blue Sea

Una científica lleva a cabo pruebas y experimentos con tiburones como parte de un estudio para curar el Alzheimer, el problema es quelos sujetos de prueba escapan y comienzan a aterrorizar a muchos al ser más inteligentes, siendo capaces de idear formas para acorralar a sus víctimas y evitar ser capturados.

Open Water

Una pareja sale de vacaciones y se une a un grupo de personas para practicar buceo, el problema es que no regresa a tiempo al bote en el que viajaba y es abandonada en medio del mar infestado de tiburones. Lo que más da miedo es que se trata de una historia basada en hechos reales.

Sharknado

Imaginen una reunión en la que se busca una buena idea para hacer una película con una historia original para la televisión, de repente alguien sugiere que la premisa sea que llega un tornado en cuyo interior hay tiburones que salen volando para devorar a quienes tengan enfrente; el resultado, hasta ahora, ha sido una exitosa y bastante entretenida franquicia que ya cuenta con cinco entregas resultando en una auténtica delicia para los fans del cine Serie B.

The Reef

Con una trama sencilla que incluye a turistas que se encuentran buceando en un arrecife de coral y que son atacados por un tiburón blanco mientras se encuentran ahí, esta producción australiana es recordada por su realismo y sus escalofriantes escenas con el escualo.

Ghost Shark

Los tiburones dan miedo y los fantasmas también, así que combinarlos parecía una buena idea y el resultado, más que aterrador es entretenido. En medio de un viaje de pesca, un grupo de marineros asesina a sangre fría a un tiburón cuyo fantasma regresa para vengarse.

Avalanche Sharks

Si los tiburones pueden volar, ¿por qué no podrían aparecerse en medio de las montañas nevadas? Esta comedia sangrienta nos muestra lo que pasa cuando los escualos emergen inesperadamente entre la nieve para arrasar con aquellos que sólo quieren esquiar y disfrutar de las ventajas del clima frío.

Mega Shark vs. Giant Octopus

Otro gran ejemplo del cine Serie B de tiburones es este descabellado filme en el que dos monstruos marinos prehistóricos causan caos y una enorme carnicería en el mar. Se trata de una oda al mal gusto que es tan improbable que por eso llama la atención. La trama es sencilla que es fácil de disfrutar.

Sky Sharks

Las películas de Sharknado nos enseñaron que los tiburones también pueden llegar del cielo, pero nunca nos imaginamos que veríamos un ejército de tiburones modificados genéticamente que son capaces de volar, además de que son montados por zombies nazis.