Por Roberto Coria

El primer aspecto por el que comulgué con Mórbido fue su tratamiento –respetuoso y profesional, sin perder su carácter lúdico- a géneros tradicionalmente menospreciados por muchos. A estas alturas del partido, para nadie es extraño el rechazo de ciertos sectores intelectuales por el horror y la fantasía. Suelen argumentar que son aportaciones banales, menores, indignas de mayor crédito. El más reciente proyecto que emprendo con Vicente Quirarte demuestra lo contrario. Están todos cordialmente invitados. Vengan y, como dicen los clásicos, “dejen algo de la felicidad que traen consigo”.

---

Los días 24, 25 y 26 de junio 2015 se llevará a cabo el Primer coloquio internacional de literatura fantástica dentro de la Cátedra “José Emilio Pacheco” de Fomento a la Lectura de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, a través de su programa Universo de Letras, y la Cátedra “Bram Stoker” de la Universidad del Claustro de Sor Juana. En él participarán autores y especialistas en el género, tanto de México como de España, Colombia y Argentina. Las otras instituciones convocantes son la Universidad Iberoamericana, la Academia Mexicana de la Lengua, Teatro Gótico y la Sociedad de Estudios de Horror y Fantasía Cadáver Exquisito.

Coloquio02

Algunos de los mejores cuentos de fantasmas –o de terror puro- han sido escritos por autores que no dedicaron la mayor parte de su energía al género pero que en sus manos alcanza notas mayores. Es el caso de Charles Dickens, Henry James, Arthur Conan Doyle, y el cimero de Robert Louis Stevenson. Así como el discípulo supera y a veces termina por borrar al maestro, las grandes creaciones adquieren vida autónoma y más perdurable que la de su creador. Sucede con Moby Dick o Frankenstein. También con el irlandés Bram Stoker y Drácula, su obra más conocida.

El año 2012 recordamos el medio siglo la primera aparición de Aura, donde Carlos Fuentes otorgó al relato de fantasmas una nueva dimensión estética. Sin embargo, desde su primer libro, Los días enmascarados (1954) apostó por la renovación del género. Medio siglo después publica Inquieta compañía (2004), libro de cuentos donde regresa a territorios y atmósferas explorados en su juventud y en los que enfrenta lo siniestro a lo doméstico e impera la irrupción de lo maravilloso en lo cotidiano.

El otro autor mexicano al que recordamos, y a cuyo nombre se acoge el presente coloquio, es José Emilio Pacheco. Continuo frecuentador de las tinieblas, siempre se afanó en ir hacia la luz. Su relato Tenga para que se entretenga es uno de los cuentos de fantasmas que han ganado la categoría de clásicos, pero su enfrentamiento con la otredad subyace en cada uno de los cuentos de El viento distante, aparecido por primera vez en 1963.

La llamada literatura de terror estuvo durante mucho tiempo confinada en los anaqueles de librerías a un ghetto reducido y casi vergonzoso. Hoy su estudio, difusión y cultivo alcanzan niveles de excelencia. Dedicado a dos de los escritores mayores de nuestra lengua, en una de sus vertientes menos estudiadas, el presente coloquio persigue otorgar al género fantástico y de terror la categoría que merece, con participación de escritores y académicos de varias partes del mundo que han hecho contribuciones fundamentales para la cabal comprensión de mitos que forman parte de nuestra realidad cotidiana.

Abre el coloquio la participación de Darío Jaramillo Agudelo, una de las voces más notables de la literatura colombiana e imprescindibles para la lengua española. Para el caso que nos ocupa, su Novela con fantasma es una afortunada reelaboración del género gótico, como sucede con los cuentos del libro Fantasmas, donde el autor demuestra que el niño es el mejor pararrayos para los mensajes de la otredad. El mismo día participa el argentino Jorge Fondebrider, a quien se debe, además de su trabajo como poeta, traductor, cartógrafo emotivo de su natal Buenos Aires y de otras ciudades donde ha desplegado su amorosa y obsesiva erudición, el libro Licantropía, el más notable tratado en español sobre las metamorfosis del hombre lobo. El jueves participa David Roas, de la Universidad Autónoma de Barcelona. Editor de la revista electrónica BRUMAL, es uno de los más connotados especialistas del género; autor, entre otras obras, del libro de cuentos Bienvenidos a Incaland y editor, junto con Patricia García, del libro Visiones de lo fantástico (Aproximaciones teóricas). El mismo día participa Ignacio Padilla, quien disertará sobre la importancia de escribir bestiarios. A su pluma se deben, entre otras muchas obras, el libro de cuentos Las fauces del abismo, donde da prueba de su virtuosismo al ofrecer relatos donde los animales emergen metamorfoseados o integrados a las pasiones humanas.

El viernes culminan las actividades con la conferencia de Roberto Coria El monstruo detrás del espejo. Anatomía del asesino en serie. Director de Cadáver exquisito, su trabajo es amplio como autor, conferencista y coordinador de talleres y cursos relacionados con el crimen, el horror y la fantasía.

Por la tarde de ese viernes 26, Rafael Olea Franco, del Colegio de México, hablará sobre las aportaciones de José Emilio Pacheco al género. Autor de trabajos definitivos sobre Jorge Luis Borges, Olea ha publicado además el libro En el reino fantástico de los aparecidos: Roa Bárcena, Fuentes y Pacheco.

El coloquio cierra con una conversación entre Ignacio Solares y Vicente Quirarte a propósito de Carlos Fuentes y su incursión en el reino por él llamado sobrenatural. El diálogo será una introducción a la lectura dramatizada de fragmentos la novela Vlad, bajo la dirección de Eduardo Ruiz Saviñón.

Coloquio01

El Coloquio tendrá lugar de 16 a 19 horas en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario. La conferencia de Roberto Coria se llevará a cabo el viernes 26 a las 13 horas.

--

Las inscripciones al Coloquio cierran el próximo lunes 22 de junio. Pueden obtener más información en http://universodeletras.unam.mx/coloquio/

Por obvias razones, nos leeremos de nuevo el jueves 2 de julio. Hasta entonces.

__

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.