Spoilers de Arkham Knight: al final del juego, Bruce Wayne finge su muerte, porque el mundo conoce su identidad y, de no hacerlo, sus enemigos terminarían con los aliados de Batman. Sin embargo, meses después, durante un asalto que es idéntico al que sufrieron los Wayne, aparece un nuevo Batman, más siniestro y, según la teoría, ahora con la capacidad de usar el suero del Espantapájaros.

La trilogía de juegos (porque no vamos a contar Origins, evidentemente) cerró perfectamente. En realidad, no hay otro camino para Batman, aunque en los cómics haya pasado un tiempo como alguien que “ignora” su pasado como el Caballero Nocturno.

Después de que surgieran rumores de que un juego no confirmado de Suicide Squad había sido cancelado, al parecer el siguiente gran juego será uno de Batman, esta vez con Damian Wayne. El punto es que los fans esperábamos que Rocksteady en realidad se enfocara en un juego del resto del universo DC, ya que hay múltiples easter eggs y menciones en sus juegos que lo sugieren. Sin embargo, el estudio ya no realizará más juegos.

En este caso, es WB Games Montreal el estudio encargado de crear el nuevo juego. Ahora sí, hablemos de Arkham Origins: la precuela parece más un skin con niveles personalizados y no una nueva historia… y es posible que pase lo mismo con el siguiente título, que de ser protagonizado por Damian, seguramente tomaría el final de Arkham Knight, avanzaría en el tiempo y explicaría por qué Batman se veía diferente.

No suena nada bien, particularmente porque a muchos de los fans de Batman no les simpatiza Damian y otros, ni siquiera lo conocen (es el hijo de Bruce y Talia). Ya veremos en qué termina todo.

Via Kotaku