Takeshi Kitano. Jim Jarmusch. Quentin Tarantino. Ellos son solo algunos de los directores que encontraron una inspiración inigualable en Seijun Suzuki, el prolífico director japonés con 49 títulos en su currículo.

En la década de 1960, sus películas con el estudio cinematográfico Nikkatsu estaban llenas de elecciones artísticas que, con el tiempo, marcarían a los directores que hoy en día consideramos cool. Su uso del color, así como las tramas irreales de sus películas, fueron clave en el renacimiento del cine yakuza.

Seijun Suzuki murió el 13 de febrero a los 93 años. Su última película fue Princess Racoon, estrenada en 2005.