mario-almada

En una era en la que hacer cine era prácticamente imposible, pues el costo era demasiado para los realizadores, un hombre destacó entre los demás: Mario Almada.

Es inevitable que hayas visto alguna de sus películas, siempre en la vena de la búsqueda de la justicia, aunque los personajes que interpretaba no siempre estaban del lado de la ley. En sus inicios, trabajo en Zapata westerns, pero conforme avanzaban los años, fue uno de los más grandes exponentes del mexploitation, la respuesta mexicana al género de exploitation.

Con sus casi 400 películas, muchas de ellas directas a video,  producidas y protagonizadas por él y en muchas ocasiones, también por su hermano, Fernando, su aportación al entretenimiento es innegable. Pongámoslo de esta manera: sin Mario Almada, no existiría Robert Rodriguez. Así de sencillo.

Mario Almada murió de manera pacífica el martes 4 de octubre, en Cuernavaca, Morelos.