Kenny Baker, el actor que interpretó a R2-D2 en prácticamente todas las películas del universo Star Wars, murió hoy a los 83 años. La única película en la que no hizo esa aparición, fue en la más reciente, The Force Awakens, en donde fue consultor. De hecho, debido a que en los últimos años sus pulmones no estaban en buena forma, no pudo acudir a la premiere en Los Angeles.

El actor británico también apareció en películas como Flash GordonTime BanditsLabyrinth Willow.

31UOXcz