Uno de los estudios que han definido el estándar en animación y presentación de historias es Ghibli, que nos ha presentado películas animadas inolvidables. Isao Takahata, uno de sus fundadores, acaba de morir.

Takahata fundó Ghibli junto a Hayao Miyazaki, el otro gigante de la animación japonesa. Entre sus trabajos más importantes, jamás podremos olvidar La Tumba de las Luciérnagas, el relato de la muerte de dos hermanos en el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Además de ser director y productor de películas, también participó en los mismos papeles en series animadas, como Heidi, la niña de las MontañasLupin III, en la que codirigió episodios junto a Hayao Miyazaki. Su carrera en el mundo de la animación se extendió por 53 años.

En La Tortuga Roja, su película final, participó como productor. Isao Takahata tenía 82 años al morir, pero su legado en la animación vivirá por siempre.