El nombre Gerald Hirschfeld tal vez no te diga mucho, pero fue un cinematógrafo muy prolífico que comenzó su carrera en 1948 y que participó en películas como Mandrake the Magician.

Sin embargo, por lo que vivirá para siempre, es por una pequeña película de un director de comedia: Young Frankenstein, una de las cintas más emblemáticas de Mel Brooks y que prácticamente tiene una broma en cada línea de diálogo. Es una parodia perfecta de las películas de monstruos de Universal que no habría funcionado si no fuera porque se ve exactamente como una de esas películas, a pesar de que Young Frankenstein es de 1974 y Bride of Frankenstein, una de las películas que evoca, de 1935.

Gerald Hirschfeld tenía 95 años. Descanse en paz.