Reseña: ¡Huye!

Si le preguntan a un hombre cómo se ha sentido al conocer por primera vez a la familia de su novia, lo más probable es que conteste que se sentía nervioso e incluso que le daba miedo dar una primera mala impresión a sus suegros, sobre todo si pensaba llevar las cosas a un nivel más serio, pero, ¿cómo sería esta experiencia para un joven afroamericano con un pasado complicado que llega a la casa de los padres de su novia blanca? Si lo peor que se les ocurrió es que los padres fueran racistas, tienen que ver ¡Huye! (Get Out) para maravillarse con el terror que es capaz de crear su director, Jordan Peele, a partir de una situación de lo más cotidiana.

Después de algunos meses de lo que en apariencia es una relación llena de amor y comprensión con Rose (Allison Williams), Chris (Daniel Kaluuya) está a punto de dar un paso importante al conocer a la familia de su pareja; él se siente nervioso debido a lo que pudieran pensar sus futuros suegros y le da miedo que lo rechacen, pero ella le da seguridad y le deja claro que su familia no es racista. Cuando por fin se da la intimidante reunión, el protagonista es recibido con abrazos, sonrisas, una supuesta comprensión y comentarios positivos hacia los afroamericanos, pero poco a poco va descubriendo que en ese lugar pasan cosas bastante extrañas, hasta que descubre una verdad que pocos podrían imaginarse.

Lo peor que podría sucederle a un afroamericano que llega al lujoso hogar de una familia blanca, al que también llegan todos sus amigos blancos para tener una gran fiesta, es que fuera discriminado por su color de piel y que se convirtiera en objeto de insultos, pero en lugar de eso se encuentra en un lugar en el que los afroamericanos son sumamente admirados y envidiados debido a las características físicas “superiores” que poseen, lo cual tampoco es bueno ya que llega un punto en el que la admiración se torna en una enfermiza obsesión con consecuencias fatales.

¡Huye! sale adelante gracias a un guión bien estructurado a partir del cual se desarrolla una historia con un buen ritmo que en cuanto comienza a subir de intensidad simplemente no para y se convierte en una montaña rusa de emociones que te atrapa por completo, manteniéndote atento a cada una de las cosas que suceden en un entorno aparentemente normal que se sumerge en la locura. Con su ópera prima, el director nos regala una película casi perfecta que es tan entretenida como aterradora; aquí no es necesario que un monstruo aparezca para asustarte, pues lo que da miedo es ver hasta dónde es capaz de llegar un ser humano con tal de preservar su propia existencia.

Con una atinada mezcla de suspenso, horror y humor negro políticamente incorrecto en todos los sentidos, ¡Huye! refleja perfectamente una lamentable realidad que todavía se vive en Estados Unidos en la actualidad y también funciona como un retrato de cierto sector de la sociedad estadounidense en la era Trump. Esta cinta hará sentir incómodos a muchos, por momentos provocará algunas risas, escandalizará a unos cuantos por diversas razones y dejará pensando a varios; todo esto mientras se burla de manera inteligente de los blancos liberales con una buena posición económica, sector que irónicamente es uno que la ha apoyado.

¡Huye! es sin duda la gran sorpresa de lo que va de este 2017 y resulta en una propuesta fresca en una cartelera en la que encontramos mucho de lo mismo.