Por Dr. Beltrán

Hoy hablaremos sobre una enfermedad que ha causado controversia en los últimos años, la Morgellons, Morgellois o dermatopatología inexplicable. Hablaré de las teorías de la conspiración que rondan alrededor de esta enfermedad, y sobre los aspectos médicos fundamentados.

Todo empieza en el verano del 2001 en la ciudad de Mac Murray en Pennsylvania, la señora Mary Leitao atendía a su hijo quien se quejaba de una terrible enfermedad de la piel que se caracterizaba por la presencia de comezón, ardor y lesiones en la piel. Todo esto lo empeoraba la presencia de pequeñas fibras que parecían pelo. Pelo que crecía poco a poco sin ninguna explicación clara. La señora Leitao acudió con su caso a varios especialistas de la piel y pediatras, sin obtener una respuesta clara sobre la enfermedad. Aquí empieza lo peor.

En su investigación por encontrar el origen de esta enfermedad, Mary encontró una carta póstuma de Sir Romas Brown, un médico británico que en 1656 escribió este documento, y 4 años después fue publicada. En ella relataba algunas historias clínicas de casos raros con los que se había topado en su práctica. Pueden leer esta carta, en inglés, dando click aquí. En este documento se describe claramente, cómo fue objeto de su atención la presencia de pelos en niños de la ciudad de Languedock, ubicada en la región sudeste de Francia, muy cerca de Montpelier. El doctor Brown realizaba prácticas y se topó con esta extraña enfermedad denominada Morgellons, debido a la presencia de pelos ásperos generalmente en la espalda de los niños con problemas de ansiedad y convulsiones. Mary Leitao utilizó este término para describir la misma enfermedad que su hijo padecía, fue donde empezó una gran leyenda en el internet.

La señora creó una fundación para el estudio de la enfermedad, pues no quedaba satisfecha con las conclusiones a las que llegaban los médicos. Algunas teorías de la conspiración dicen que esta infección tiene varias causas, entre las que se incluyen los famosos chemtrails. Estos son supuestos experimentos que realizan las fuerzas oscuras como (¿?), con la intención de, literalmente, eliminar a los humanos. La única evidencia de su existencia, además de la enfermedad, son los rastros o estelas de gas y nubes que dejan en el cielo.

image028

Hay cientos de teorías, que ustedes pueden investigar en internet sobre los chemtrails, en las que se llega a decir que los gases contienen micro dispositivos que se penetran en la piel y controlan a la población, generándoles enfermedades.

Al enterarse de este tipo de supuestas acciones, muchas personas insistían en que sus raras enfermedades de la piel tenían que ver con los chemtrails, insistiendo en dolores extraños e infecciones. Muchos dermatólogos fueron consultados por la enfermedad, a la cual se le denominó como delirio dermatológico parasitario o síndrome de Ekbom, término que se implementó en 1983 para describir a las personas que padecían algún tipo de ansiedad (que muchas veces involucraban el abuso de alcohol o drogas), y quienes tienen una sensación delirante de que su piel está infestada por parásitos, que incluso se mueven dentro de su piel.

Fue tal el impacto que el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, se encargó de hacer un profundo análisis al respecto, haciendo un estudio descriptivo en el que se reclutó, entre 2006 y 2008, casos que presentaran fibras o materiales en la piel, acompañados de sensaciones perturbadoras como comezón, dolor e irritación. En California, alrededor de 3.2 millones de personas fueron invitadas al estudio, lo cual significa el 30% de la población del Estado. Era tan simple como que si, una persona tenía la sospecha de padecer la enfermedad de morgellosis, entonces podía entrar en el estudio. El promedio de edad era de 55 años; el rango de edad, desde los 17 hasta los 93 años; un 77% eran mujeres y solamente 70 personas completaron el estudio, pues se analizaban las fibras y biopsas de la piel. Aquí les van algunos datos puntuales:

  1. Se descubrieron desde infecciones en la piel, hasta quemaduras ocasionadas por el sol, como la elatosis solar.
  2. Las muestras en las que se encontraron fibras, incluían componentes como fibras de proteína, algodón, nylon o poliamida, nitrato de celulosa compatible con esmaltes de uñas y otras, entre otros elementos.
  3. Casi el 60% de los pacientes tuvo evidencia de alguna alteración neuro psiquiátrica.
  4. En los estudios de las fibras se detectaron materiales que emergen de su piel como "fibras" (solo o en combinación con otros materiales); los restantes 34 (29,6%) se componen de motas (59%), gránulos (56%), puntos (50%), gusanos (35%), arena (32%), huevos (32% ), bolas de peluza (21%), y las larvas (15%) por lo que no hay datos de nada misterioso.
  5. Sin embargo muchos pacientes padecían de la formación de ciertas proteínas por la piel de manera inexplicable, por lo que estos casos puros se les llamó como Morgellosis y como dermopatía inexplicable.

ht_morgellons_disease_jef_120125_wg

Los dermatólogos son los más interesados en esclarecer esta enfermedad y sin duda han visto cómo muchos de los pacientes tienen algún tipo de alteración de la mente que genera que haya un rascado crónico, evitando que las lesiones de la piel cicatricen de manera correcta.  Además de que algunos estudios de las fibras hacían pensar que eran realmente producidas por la propia piel como un estímulo ante el rascado crónico, mientras que otras son incrustadas directamente por el empleo de algodón gasas o algunas otros aditamentos.

Se estudia también en la Universidad Stony brook del estado de Nueva York, la posibilidad de que la infección se trate a una alteración debido a una bacteria a la que se llama Agrobacterium, un organismo sólo patógeno de las plantas. Esto debido a que en 2007 se estudiaron las fibras producidas en algunos pacientes y se detectó, mediante un análisis de reacción en cadena de polimerasa, que había cierto ADN de esta materia por lo que la hipótesis de la infección aún está latente.

Muchos pacientes eliminan su enfermedad con el uso de antibióticos, algunos otros aplican telas como la escayola directamente sobre las lecciones para quitar la comezón y es donde entra el efecto placebo, pues al no tener un agente causal bien definido, los tratamientos terminan siendo anecdóticos.

En el momento actual, la enfermedad no ha quedado esclarecida por lo que las investigaciones siguen su curso. En la gran mayoría de los casos se piensa que solamente son alteraciones psiquiátricas que conducen a la sensación de escosor, picazón y comezón, pero hay algunos pacientes que de verdad tienen proteína sin cables, por lo que el futuro aún nos promete más datos mórbidos.