El cine de terror nos ha enseñado en varias formas y con diversas películas que los monstruos no siempre son los villanos de la historia o simplemente lo son sin querer serlo en realidad, ya que hay ocasiones en las que, aunque sí llevan a cabo ciertas acciones malas o cuestionables, sus intenciones pueden ser muy distintas a lo que aparentan ser a primera vista; esto es lo que vemos en Lifechanger, una producción mórbida que combina a la perfección la intensidad del thriller con elementos característicos del cine de terror, sobre todo en el caso de las cintas de monstruos o criaturas con capacidades únicas, e incluso tiene un toque de drama que le aporta algo extra, dando como resultado una historia atractiva compuesta de varias capas narrativas.

Una mujer joven, en cuyo rostro alcanzamos a ver confusión y desesperación, despierta junto al cadáver aparentemente descompuesto de otra mujer y aunque en ese instante aún no sabemos qué ha pasado, es fácil deducir que la mujer viva mató a la otra de algún modo, lo cual parece más obvio cuando la vemos limpiando el lugar y deshaciéndose del cuerpo, pero la voz en off de un hombre narrando todo lo que sucede en primera persona nos comienza a generar algunas dudas y conforme avanzan las escenas nos damos cuenta que lo que en inicio parece un slasher es en realidad un relato sobre un monstruo, o un ser parecido, que tiene la capacidad de adoptar la apariencia de las personas, secándolas hasta dejarlas sin vida la vida.

La historia se va poniendo más interesante conforme van llegando más escenas como piezas armando un rompecabezas que mientras más completo está más sentido y lógica tiene. Resulta que nuestro protagonista, más que un monstruo con malas intenciones, sigue un camino lleno de muertes para así poder llegar a la mujer que ama; es decir, mata y toma las vidas que no son suyas suplantando a sus víctimas con el único fin de componer su relación con esa persona especial sin la que no puede estar. Sus acciones son egoístas, pero, hasta cierto punto, son comprensibles. Se hacen locuras por amor y, por supuesto, eso incluye también a los monstruos.

Lifechanger se desarrolla a partir de una premisa interesante, se trata de una propuesta fresca para el género de terror que sin duda recuerda a grandes tragedias en las que un monstruo no es capaz de alcanzar el amor por más que lo anhele, también incluye un par de giros inesperados que hacen que el espectador comience a hacer sus propias teorías sobre lo que pasará y la historia logra atraparte de principio a fin.

Aquí tenemos una película entretenida y bien estructurada que se sostiene en un guión lleno de originalidad.