El mundo de los reality shows está lleno de producciones diversas que muchas veces resultan en algunas de las cosas más absurdas que hemos visto en la vida debido a sus múltiples deficiencias y esa es la desafortunada realidad para el grupo de investigadores de lo paranormal que es liderado por el excéntrico Sam Whitner en Deadtectives, cinta sobre un programa de televisión que se dedica a investigar casos sobrenaturales y en el que nunca se han encontrado pruebas de la existencia de fantasmas, ¿será porque no existen o acaso no han buscado en los lugares correctos?

Lo que antes era un hasta cierto punto atractivo reality show sobre fenómenos paranormales, con el paso del tiempo se convirtió en un engaño de enormes proporciones en el que comúnmente se recurre a trucos baratos como jalar las cosas con hilos ocultos para que éstas salgan volando como si se tratase de la furia de un espíritu, investigar en internet a las supuestas víctimas para engañarlas fácilmente o usar artefactos con los que es sencillo hacer una voz demoníaca. En un momento de crisis creativa y cuando parece que todo está a punto de terminar, llega una nueva productora con un experto en efectos especiales para salvar al programa con un viaje a México con la intención de descubrir lugares que realmente dan miedo y en los que habitan fuerzas oscuras.

Una tétrica casa mexicana se convierte en el escenario principal de la película y su reputación haría que cualquiera lo pensara dos veces antes de entrar, pues tiene la fama de ser la casa embrujada más terrorífica de México, tiene una larga y horripilante historia, algunos dicen que la actividad paranormal ahí comenzó con los sacrificios Mayas y otros dicen que todo inició con las apariciones de soldados muertos durante la época de la revolución, incluso hay quienes afirman que ahí asustan La Llorona y El Coco, la gente que ha vivido en esa casa termina volviéndose loca y quienes han salido vivos no quieren volver a entrar; todas estas leyendas urbanas llaman la atención de los personajes, quienes desconocen lo que está a punto de pesar mientras el espectador comienza a hacer sus apuestas acerca de cuántos de ellos lograrán salvarse.

Deadtectives se desarrolla a partir de una efectiva combinación de terror y humor negro que da como resultado una historia entretenida que lo mismo coquetea, aunque a menor nivel, con lo visto anteriormente en producciones como Los Cazafantasmas, Beetlejuice y hasta The Frighteners, esto por la capacidad que tiene la película para hacerte reír fácilmente mientras presenta diferentes elementos de una cinta cuya finalidad principal sería causar miedo, algo que definitivamente no sientes en ningún momento, pero en su lugar sí sientes ganas de saber qué más pasará y cómo terminará lo que estás viendo.

Esta producción estadounidense es una buena apuesta que al final logra conectar con el publico, así que vale la pena darle una oportunidad ahora que llega al Mórbido Fest. Por cierto, mientras la ven pueden buscar al líder mórbido Pablo Guisa, quien tiene un cameo.