Ocho años después del estreno de Inception, la duda sigue surgiendo en las charlas ¿El final sucede en el mundo de los sueños o en el mundo real? ¿En cuál de ellos ganó el Oscar, por fin, Leonardo DiCaprio?

Michael Caine aclaró, de una vez por todas, cuál es la verdad acerca del final de Inception. En la película, un grupo de especialistas en acceder a los sueños de las personas, tienen la misión de convencer al hijo de un industrial el que abandone sus negocios, para que su competidor principal prospere. Sin embargo, la idea no puede ser artificial y el sujeto tiene que estar convencido que fue de su propia creación, así que el equipo avanza en “niveles de sueño” cada vez más profundos. Cobb, su líder, necesita lograrlo, pues su empleador le ha prometido que podrá volver a Estados Unidos con su familia sin ser arrestado. En el final, después de la misión, Cobb hace girar una perinola que era el punto de anclaje con el mundo real. Si seguía girando por siempre, entonces estaba en un sueño. Si no, estaba en la realidad. En la última escena, la perinola se tambalea, pero jamás se muestra si cae, lo que encendió las dudas de la audiecia.

Durante una proyección especial de la cinta en el marco del evento Film 4 Summer Screen, en Londres, Caine dijo:

“Cuando me llegó el guión de Inception, estaba un poco confundido y le dije a él (Chistopher Nolan, el director) “No entiendo cuál es el sueño” Dije “¿Cuál es el sueño y cuál la realidad? Y él me dijo “Cuando estás en pantalla, es la realidad” Así que, si me ven en pantalla, es la realidad. Si no es así, es un sueño.

En la secuencia final, Cobb es recibido en el aeropuerto por su suegro, Stephen Miles, interpretado por Michael Caine. Si eso no es suficiente, además está en la casa en la que se encuentran los hijos del protagonista, que es en donde la película termina.

Esto debe poner fin a las discusiones acerca de si Cobb había logrado escapar del mundo de los sueños.