Aviso: este artículo puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte que podría ser ofensivo para algunas personas. Contenido visual o escrito, así como violencia ficticia y/o gore inquietante.

Por Dr. Beltrán

Pregunta: ¿Cómo es que frío puede llegar a matar las personas ?

Respuesta:

El cuerpo humano mantiene una temperatura de unos 36 °C. Hablamos de hipotermia cuando la temperatura desciende por debajo de los 35°C. Antes de que griten y diga que cualquier cosa es hipotermia, debo aclarar que existen diferentes grados: leve (34-33.9ºC), moderada (32-33.9ºC), moderada-profunda (30-31.9ºC) y profunda (<30ºC).

En las primeras etapas, el frío genera alteraciones en el habla y poco a poco somnolencia, falta de coordinación y confusión. Los primeros vasos sanguíneos que comienzan a sufrir son los capilares, es decir las venitas y arterias más chiquititas del cuerpo, como los de las puntas de los dedos que sufren una constricción extrema.

La hipotermia ha sido ampliamente estudiada. Extensos estudios se han publicado sobre su uso de forma terapéutica después de un paro cardíaco, disminuyendo la mortalidad y mejorando la función neurológica en los pacientes, conservando así la función cerebral.

Todo esto se logra al volver el metabolismo más lento, como lo hacen algunas ranas que pueden para pasar meses dormidas debajo de la tierra y regresar a la vida en temporada de calor y lluvia.

En la cirugía, utilizar este método es privilegiado pues podemos quitar tumores renales que involucran cavidades cardíacas, por ejemplo. Además, pacientes que sufren algún grado de edema cerebral o quienes sufren crisis convulsivas severas, se los lleva a un estado de hipotermia para mantener sus requerimientos físicos al mínimo. Cuando el trauma sana y el edema cerebral queda restablecido, inicia el proceso gradual de "descongelamiento".

Por supuesto que la hipotermia llevada al extremo deja de ser terapéutica, para convertirse en un problema. Es aquí donde viene la historia mórbida.

Todos hemos escuchado que el Monte Everest se encuentra a unos 8850 m sobre el nivel del mar, que es una de las rutas para alpinistas más atractivas y que, en el camino hacia la cima, hay un área conocida como Zona de la Muerte. Existen varios campamentos en el recorrido, pero a partir del cuarto, por arriba de los 823o m, empieza el terror.

Muchos se han quedado en el camino a lo largo de la historia y, aunque no se tiene una cuenta exacta, se piensa que hay más de 200 cadáveres con los que te puedes tomar en el rumbo.

Hay hasta cadáveres famosos por su vestimenta como el Botas Verdes o Green Boots, quien se encuentra por debajo de un pequeño acantilado en una posición casi fetal. Hay otros que reciben su nombre por la posición que adoptaron antes de morir como El Colgado o El Saludador. Un mórbido panorama que te alienta mientras subes. Tétrico.

Las bajas temperaturas (-20ºC y en declive), los bajos niveles de oxígeno, las ventiscas que provocan temperaturas de hasta -73 ºC, los derrumbes, el "mal de montaña"; todo se junta para crear una verdadera historia de horror. Por si esto no te presenta una imagen demasiado clara, existe un lugar sobre la ruta noreste que se conoce como Rainbow Velley por la enorme cantidad de colores de las chamarras de los cadáveres que reposan.

Volviendo a la muerte y los horrores por el frío. Es en los dedos y en la nariz donde las temperaturas congelantes extremas pueden ocasionar que se pierda la irrigación sanguínea y ocurra necrosis. Es decir, la muerte definitiva de todo tejido vivo.

En las imágenes que vemos a continuación (¡prepárense!), hay áreas en donde no hay dedos. En los que las puntas han perdido circulación y están completamente necrosados o que definitivamente se van a perder. Hay inclusos pacientes que pierden la nariz y tienen que usar prótesis el resto de su vida. Pero siempre pensemos en lo positivo, al menos sobrevivió a la terrible hipotermia.

Moraleja: No digas frío hasta ver pingüinos...o tus dedos negros y en el suelo.