Desde sus primeros años, HBO se ha caracterizado por ofrecer títulos originales y diferentes al resto de lo que suele haber en la programación televisiva, así hemos visto propuestas arriesgadas que han sobresalido gracias a sus historias, actuaciones, propuestas visuales y otros aspectos que las han colocado en el gusto del público llegando incluso a ser las favoritas de millones de televidentes. Sin duda, el último gran fenómeno del canal ha sido Game of Thrones y justo cuando parecía que tendríamos que esperar algo de tiempo para poder disfrutar de otra gran serie de su creación ante el inminente final de la adaptación de las novelas de George R. R. Martin, llegó Westworld -basada en la perturbadora película homónima de 1973- con una primera temporada a la que le bastaron 10 capítulos para dejarnos con ganas de ver más.

Originalmente, la primera temporada de Westworld se transmitió a finales de 2016 y luego de que llegara su conclusión se confirmó una segunda temporada, para la cual hemos tenido que esperar más de lo que pensábamos, pues su debut será el 22 de abril de este año pero la espera ha valido la pena y estamos a punto de adentrarnos nuevamente en el decadente mundo futurista creado por Jonathan Nolan y Lisa Joy, y en el que el siempre creativo J.J. Abrams también ha aportado algo como uno de los productores.

En Mundo Mórbido tuvimos la oportunidad de ver el primer episodio de la segunda temporada de la nueva serie sensación de HBO antes de su estreno y podemos decir que ese inicio cumple con las expectativas, pero antes de hablar de lleno sobre dicho capítulo vale la pena hacer un repaso de lo que sucedió al final de la primera temporada, la cual dejó muchas preguntas.

En un futuro en el que gracias a los avances tecnológicos el entretenimiento ha llegado más allá de lo pensado a partir de la creación de parques temáticos en los que se recrean viejas épocas de la historia y se cuenta con androides con una perfecta apariencia humana -algo así como los parques de Disney en una versión sólo para adultos con sexo y violencia sin límites-, conocidos como anfitriones y programados para cumplir hasta los más oscuros deseos de los visitantes, encontramos una aparentemente perfecta recreación del Viejo Oeste con todos sus cliches y personajes obligados, pero las cosas cambian cuando los anfitriones comienzan a tener una conciencia propia y se dan cuenta de que sus vidas no son reales, lo cual provoca que todo se salga de control en el parque y que los responsables de su operación estén en riesgo ante la furia de aquellos que han sido utilizados para cumplir con los deseos de las personas reales.

¿Cuáles son los riesgos y las consecuencias de crear vida artificial con el único objetivo de obtener un beneficio propio sin pensar en lo que podría pasar con esos seres a los que se ha creado? Para empezar, que los humanos artificiales se den cuenta de la mentira que han vivido y eso los lleve a hacer una revolución, una que es desatada al final de la primera temporada y tras la cual llega la segunda con un primer capítulo lleno de violencia, sangre, revelaciones interesantes, venganza, dilemas morales, deseo de pertenencia, regresos de personajes por los que ya sentimos cierta empatía, intrigas y pistas sobre lo que la serie está a punto de mostrarnos durante los siguientes episodios.

La segunda temporada de Westworld inicia con caos y muerte, tras la fallida gala organizada por Ford al final de la temporada anterior descubrimos que él ha muerto, mientras que algunos de sus invitados siguen vivos y se encuentran escapando para evitar ser asesinados por los anfitriones. Por su parte, Bernard está en mal estado y fuera de sí mismo la mayoría del tiempo. Además, el Hombre de Negro está herido pero sigue con vida y buscando cumplir con sus propios objetivos, Maeve está obsesionada con buscar a su hija y decide regresar al mundo del Viejo Oeste, la corporación a cargo del parque decide intervenir para poner orden y Dolores busca seguir adelante tomando sus propias decisiones.

El capítulo que marca el regreso de la serie mantiene el mismo tono que ha caracterizado a ésta, la mayor parte del elenco principal está de vuelta y la música sigue siendo un complemento importante para cada una de las escenas que vemos. Los personajes continúan en una constante evolución y poco a poco se comienza a adelantar que en la segunda temporada conoceremos los otros parques, o al menos alguno de ellos, siendo el mundo Samurái el más probable en llegar primero.

Westworld regresa y su segunda temporada nos llevará a nuevos niveles de intensidad, así que vale la pena seguirla para descubrir qué más puede ofrecer esta serie.