De la misma manera en la que sucede con la industria cinematográfica, en el mundo de las producciones televisivas es común que los creativos y ejecutivos de los estudios pongan su atención en diversas historias reales para así poder darle forma a series que sean capaces de profundizar en las vidas de personajes famosos o personas que hicieron algo, bueno o malo, por lo que se les recuerda; uno de estos casos es el de American Crime Story, show antológico que debutó en 2016 con una primera temporada dedicada al juicio por asesinato contra O. J. Simpson y que regresa este año con nueve capítulos nuevos que se centran en la muerte de Gianni Versace.

Si existe alguien que le aportó cosas importantes a la industria de la moda durante las décadas de los 80 y 90, ése fue el famoso diseñador italiano Gianni Versace, creador de la emblemática marca nombrada con su apellido y figura pública que tuvo una vida tan envidiable como llena de lujos hasta que fue asesinado la mañana del 15 de julio de 1997 afuera de su mansión en Miami Beach, justo cuando regresaba de dar un paseo matutino por Ocean Drive en Miami. El responsable del crimen fue por Andrew Phillip Cunnanan y el asesinato que cometió dejó muchas dudas sin aclarar, por lo que el equipo de producción detrás de El Asesinato de Gianni Versace: American Crime Story nos trae un relato sobre los acontecimientos que se dieron alrededor de una de las muertes que más dieron de qué hablar a nivel mundial a mediados de los 90.

Con su primera temporada, American Crime Story fue ganadora de 9 premios Emmy, incluyendo las categorías de Mejor Miniserie y Mejor Actriz de Miniserie; ahora regresa con El Asesinato de Gianni Versace a través de la señal de FX para comenzar a transmitirse en México y Latinoamérica a partir del jueves 18 de enero. Con sus nuevos capítulos, esta serie logra igualar e incluso superar los estándares de calidad de su entrega anterior y destaca por varios elementos, de los cuales revisamos 5 para dejar claro por qué hay que verla.

Un elenco notable

Cuenta con las actuaciones estelares de Edgar Ramírez, en el papel del diseñador Gianni Versace; Penélope Cruz como Donatella Versace, hermana de la víctima y encargada de ver que se le hiciera justicia, además de que no se ensuciara su legado; Ricky Martin, interpretando a Antonio D’Amico, pareja de Versace al momento de su asesinato; y Darren Criss como Andrew Cunanan, el asesino de Gianni. Vale la pena mencionar que en el caso de los cuatro intérpretes mencionados, todos han pasado por un cuidado proceso de caracterización gracias al cual cada uno logra tener un enorme parecido con su respectivo personaje, esto se nota más en los casos específicos de Edgar Ramírez y Penélope Cruz.

El equipo a cargo de la producción

Ryan Murphy, Nina Jacobson y Brad Simpson son los productores ejecutivos de este proyecto. El nombre de Ryan Murphy se ha convertido en un sinónimo de garantía gracias a lo que ha logrado con series como Scream Queens, American Horror Story y, obviamente, American Crime Story.

Explorando la mente del asesino

El Asesinato de Gianni Versace: American Crime Story es en esencia un thriller que nos lleva a través de un asesinato y de sus consecuencias, además de que nos permite saber cómo se fue concibiendo desde años atrás, por lo que muchas escenas se centran en Andrew Cunanan y en mostrar cómo era su vida realmente, lo que pensaba, cómo actuaba ante los demás, los secretos que ocultaba y las apariencias que se esforzaba en hacer que parecieran reales para que los que estaban a su alrededor no se dieran cuenta de quién era. La serie nos deja ver muchas caras de su antagonista y se sumerge en su mente perturbada. También hay que recordar que nuestro asesino tuvo cuatro víctimas más antes de matar a Versace.

El uso de flashbacks

El primer episodio inicia con el asesinato de Gianni Versace y a partir de ese momento, a la par que avanza la historia para que sepamos cuál será el destino del asesino y qué pasará con el legado del diseñador, llegan flashbacks que funcionan como una herramienta narrativa con la que podemos conocer a fondo los hechos previos al asesinato, es así como podemos ver detalladamente cómo era la vida de Gianni y cómo fue que conoció a su agresor en la década de los 90.

Una serie realista y estilizada

La mansión de Gianni Versace, Casa Casuarina, en South Beach, fue uno de los escenarios principales para esta historia. Se logra recrear el Miami de mediados de los 90 gracias a un excelente trabajo de diseño de producción, vestuario, peinado y maquillaje. Algo que ha hecho muy bien el equipo a cargo es recrear la esencia de la época en la que se desarrolla la serie. Por otra parte, al tratarse de un título en el que la moda es un elemento importante, se consiguió un estilo visual estilizado que recuerda a los diseños de Versace.