Al revisar la lista de estrenos de los últimos diez años, es fácil notar que hubo un aumento considerable en el número de películas hechas a partir de fórmulas ya probadas y que han tenido éxito en otros medios como la televisión, cómics, libros, videojuegos, juguetes, juegos de mesa e incluso apps para dispositivos móviles. Queda claro que los estudios están dispuestos a hacer cintas prácticamente de cualquier cosa siempre y cuando se trate de algo que garantice una buena recaudación en taquilla, uno de esos casos es el de Lego, popular marca de bloques y figuras cuyo salto a la pantalla grande ha funcionado a la perfección para darle forma a un nuevo universo cinematográfico que ya va por su tercera entrega.

Hace unos años, después de lanzar en televisión y formatos caseros algunos títulos animados con personajes salidos de algunas de sus líneas más vendidas, Lego se unió con Warner Bros. para trabajar en la realización de cintas basadas en sus productos. Primero llegó La gran aventura Lego (The Lego Movie) con una entretenida e ingeniosa historia sobre alguien común que contra todos los pronósticos termina convirtiéndose en el elegido para salvar a su mundo construido en su totalidad por los bloques de la marca danesa.

No tuvo que pasar mucho tiempo para que La gran aventura Lego se convirtiera en un éxito en taquilla, entre los cinéfilos, con los críticos y de ventas de sus productos, lo cual aseguró que se hiciera Lego Batman: La película (The Lego Batman Movie), la aventura legolizada de Batman y, por mucho, una de las mejores adaptaciones al cine que se han hecho del justiciero de DC Comics. Con la segunda cinta de Lego era ya un hecho que veríamos otras similares en el futuro y parecía que en todas se mantendrían los mismos estándares de calidad marcados en las dos primeras; sin embargo, con Lego Ninjago: La película (The Lego Ninjago Movie) la franquicia animada queda un poco a deber.

Lego Ninjago: La película nos transporta a una ciudad que todos los días es atacada por Garmadon y rescatada por seis ninjas adolescentes entre los cuales se encuentra el hijo del temible villano. La rutina cambia con la llegada de una amenaza desatada por accidente y que debe ser controlada antes de que acabe con todo lo que encuentre a su paso. Este filme mantiene ese mismo sentido del humor absurdo que ha caracterizado a los dos anteriores y respeta la fórmula de presentar situaciones ridículas que ponen a reír a cualquiera con personajes que deben resolver ciertos conflictos personales, los cuales vienen acompañados de la obligada moraleja con la que cuentan casi todos los títulos dirigidos al público infantil.

Es justo decir que Lego Ninjago: La película cumple con su función principal que es la de entretener, pero se queda corta en lo que respecta a su animación, pues ésta no resulta tan espectacular como la vista anteriormente y se extrañan los escenarios construidos completamente con bloques de Lego. Otro aspecto en el que la historia cojea un poco tiene que ver directamente con sus personajes, los cuales son planos y no logran aportar algo, ni quedarse grabados en la memoria del espectador. Es una cinta con la que se reirán y pasarán un buen rato, pero eso será todo, no es una historia por la cual se estará esperando una secuela.

A la aventura ninja legolizada le seguirán dos películas ya confirmadas y en las que se está trabajando, se espera que ambas sean estrenadas en 2019; la primera es la esperada secuela de La gran aventura Lego, cuyo guion está a cargo de Phil Lord y Christopher Miller -directores de la entrega anterior-, y que será dirigida por Mike Mitchell, quien contará una historia que se centrará en las diferencias que hay entre las formas en las que juegan niños y niñas. Posteriormente se estrenará The Billion Brick Race, un spin-off cuya trama no ha sido revelada aún y que tendrá como director a Jorge Gutiérrez (El libro de la vida). Es probable que en un futuro se confirmen más títulos.

El universo cinematográfico de Lego va por buen camino, será interesante ver qué más ofrece durante los siguientes años.