Seguramente todos han visto por lo menos una película de Nicolas Cage, pues se trata de uno de los actores más activos de su generación y, nos guste aceptarlo o no, es también uno de los más talentosos, por lo que se entiende que sus servicios sean tan solicitados por varios directores para que aparezca en sus películas. Aunque la carrera de este intérprete ha tenido ciertos altibajos, él siempre ha encontrado la forma de mantenerse vigente al aparecer en toda clase de cintas e interpretar a personajes con diversas características a los que les aporta algo de su propia personalidad para asegurarse de que recordemos esas actuaciones y generar así algún tipo de impacto.

Nicolas Cage también es conocido por ser un sujeto bastante excéntrico y con gustos muy peculiares que encajan perfectamente en el estilo de vida mórbido debido a que entre sus varias pertenencias han destacado el cráneo de un dinosaurio, el fragmento de un meteorito, rocas de Marte, cabezas reducidas, una supuesta casa embrujada en la que personas fueron torturadas y asesinadas, dos castillos y mascotas como cocodrilos, pulpos y tiburones. Además, es un gran fanático del cine de terror, la ciencia ficción y los cómics, de hecho es tan fan de Superman que su hijo lleva el mismo nombre con el que el héroe fue nombrado en su planeta natal, Kal-EL.

Este actor ha aparecido en varias cintas de terror, thriller, fantasía, superhéroes y ciencia ficción, siendo la recién estrenada en México Mamá y Papá la más reciente, en la cual interpreta a un hombre maduro que tristemente recuerda su juventud sin poder aceptar que hay muchas cosas que quería hacer pero que no logró concretar y que es afectado por cierto fenómeno que provoca que los padres sientan unas ganas incontrolables de asesinar a sus hijos.

Recordamos otras películas mórbidas en las que ha sobresalido Nicolas Cage con sus personajes.

8MM (1999)

Tom Welles es un detective privado que termina trabajando en un caso que involucra la desaparición de una joven aspirante actriz y en el que están implicados algunos personajes del bajo mundo de la industria de la pornografía ilegal. Conforme el protagonista va avanzando en su investigación, descubre una película snuff que presenta un asesinato real y busca a los responsables de las atrocidades de las que es testigo para castigarlos como merecen. Aquí vemos cómo a veces la realidad puede dar más miedo que la ficción.

Wicker Man (2006)

En este remake en policía Edward Malus responde al llamado de auxilio de su antigua prometido meses después de pasar por una situación traumática en la que no pudo salvar a personas que necesitaban su ayuda. El personaje llega a una comunidad pagana aislada para buscar a una niña y se adentra más en lo sobrenatural e inexplicable conforme se va involucrando en los macabros ritos que ahí tienen lugar. Al final descubre que hay ciertas cosas que es mejor no explorar, pues las consecuencias pueden ser mortales.

Ghost Rider (2007) y Ghost Rider: Spirit of Vengeance (2012)

Existen muchos superhéroes y antihéroes de los cómics ha los que todavía no se les ha hecho justicia en la pantalla grande con alguna película que realmente valga la pena, y que consiga capturar la esencia de sus impresos; uno de estos casos es el de Ghost Rider, pero vale la pena destacar que, aunque las dos entregas que se han hecho no funcionan bien, la actuación de Nicolas Cage como el motociclista extremo convertido en emisario de Mefistófeles, Johnny Blaze, es algo que sí logra sobresalir. Tal vez este personaje funcionaría en una historia con una clasificación para adultos que tenga un tratamiento más adecuado e incluso el mismo actor que ya lo interpretó dos veces podría hacerlo de nuevo.

Drive Angry (2011)

Milton es un tipo lleno de ira y con fuertes deseos de venganza con el que no hay que meterse, él ha escapado del mismísimo infierno para cumplir con sus propios propósitos y es perseguido por la mano derecha del diablo, quien lo quiere de vuelta en el lugar al que su torturada alma pertenece. Este personaje quiere acabar con aquellos que mataron a su hija y con cada instante que pasa él sólo se vuelve más peligroso, así como sumamente violento.

Mandy (2018)

Esta cinta ya se ha proyectado en algunos festivales de cine y parece que será de lo mejor del cine mórbido que veremos este año, sobre todo gracias a la cara de loco que tiene todo el tiempo el buen Nicolas Cage en el papel de Red Miller, un hombre que pierde la razón luego de que le arrebatan a su amada Mandy. Ultra violencia, litros de sangre, demencia, peleas con sierras eléctricas, un culto a lo sobrenatural y escenas sumamente delirantes acompañan a la actuación del protagonista como alguien al que lo único que le importa es enviar al infierno a quienes han matado a su Mandy y terminado con su paz.