Por Daniel Castro Cuéllar

En la actualidad es común ver que alguna película genere opiniones dividas, ya sea que el público opine diferente del juicio crítico o que ambos, tanto público como crítica, tengan visiones dispares. Un caso no muy lejano es Crimson Peak de Guillermo del Toro, cuyas reseñas llegaron a ser tan severas y ridículas al punto de llamarla “terror cursi”.

Esta recepción no es de extrañar en vista que el género en el que está situada es, por así decirlo, extraño en nuestra generación. Desde que el proyecto se confirmó, Guillermo del Toro se limitó a hablar de ella como “romance gótico”; y a pesar de que el gótico está presente en varios subgéneros como la novela sentimental, la novela policial o el mismo género fantástico, han pasado varias décadas desde que se vio una obra íntegramente gótica.

Los castillos embrujados, los fantasmas, los tétricos pasillos y un oscuro secreto son los elementos más frecuentes que conforman al género gótico. Pero, por lo regular, verlos en una película en la actualidad resulta en un lugar común, sin embargo, se pueden encontrar algunos afortunados casos como Crimson Peak.

Las mariposas

La crítica que se encuentra más frecuentemente sobre Crimson Peak es sobre su previsibilidad. No obstante, algunos autores, como el director Christopher Nolan, han llamado a este recurso como una serie cuidadosa de indicios que dirigen al lector. Uno de ellos es, precisamente, la mariposa. Este insecto es un antiguo recurso conocido en las Bellas Artes, ya que con frecuencia se identifica como un amor inocente e ingenuo destinado al fracaso. Sírvase de ejemplo este fragmento de El Acero de Madrid de Lope de Vega:

Mientras más te voy diciendo

Que a los hombres no te allegues,

Que mires y no te ciegues,

Porque ciega el amor viendo,

Más te acercas y te allegas.

Y si en allegarte das,

Mariposilla serás:

Quemaráste si te ciegas.

No es de extrañar que este símbolo sea constantemente reiterado y relacionado con Edith Cushing desde que conoce a Thomas Sharpe; o verlo exhibido como trofeo en los cuadros pertenecientes a Lucille Sharp. Personaje que, además, desde sus primeras apariciones será vinculado a las polillas. De esta forma, este símbolo es presentado como una suerte de anticipación para el lector, para que, una vez identificado, reconozca otros indicios posteriores.

poster-crimson

“Beware of Crimson Peak”: Los fantasmas

La historia del muerto viviente es amplia, por lo tanto, sus significaciones han variado cultural y generacionalmente. En la sociedad actual ha prevalecido la predilección por el fantasma del horror, con la típica imagen del ente transgresor que busca asustar, afectar o ahuyentar a las personas que se atrevan a entrar en alguna casa, gruta o bosque. No obstante, aunque muchos relatos góticos son generosos en fantasmas terribles, su finalidad principal es la aprehensión del pasado. Normalmente estos fantasmas fueron víctimas del villano de la historia y buscan la satisfacción de su deuda. En algunos relatos se les puede encontrar ayudando al protagonista para evitar que sufra el mismo final.

De este modo, se plantea el misterio de qué funesto destino podría tener Edith Sharp si su madre muerta regresa a ella a advertirle de la Cumbre escarlata; más aún, qué misterio podrían esconder los fantasmas que habitan el misterioso castillo.

crimson-2

Thomas y Lucille Sharp

En el gótico hay dos tipos comunes de personajes generalmente relacionados: el villano y la mujer fatal (o dama). El villano típico del gótico originalmente era un varón; no obstante, con el paso del tiempo, este se podía ver fusionado con la mujer fatal. Estos villanos generalmente eran seres crueles que “están condenados a vivir, con clara conciencia de su culpa, en un mundo que no puede perdonarlos” (Miriam López Santos 2008). Por su parte, la mujer fatal es un diabólico ser con gran poder de convencimiento, que no temía en conseguir lo que deseara por el medio que fuera; y, en el gótico de corte racionalista, era una mujer con gran poder de sometimiento hacia al hombre. Ella frecuentemente estará enemistada con la angelical heroína de la historia.

En este caso, los hermanos Sharp aparecen como grandes embaucadores que se aprovechaban de los amores de las mujeres para obtener los fondos necesarios para sus planes. Sus papeles están bien definidos, Thomas, es el villano principal, culpable de los destinos trágicos de sus esposas. Y, Lucille, la mujer que lenta, pero despiadadamente, se encarga de terminar con dichas uniones.

crimson-3

El oftalmólogo

Como toda novela de su época, el gótico no podía evitar tener un caballero cuya cualidad más grande es la bondad; un apuesto galán que, además, pretende la mano de la heroína.

En Crimson Peak este papel corresponde al Dr. Alan McMichael, oftalmólogo amante de la literatura policial y de fantasmas. Él será, también, el personaje encargado de hacer la investigación del asesinato de Carter Cushing y del misterio que rodea a los hermanos Sharp. Cabe destacar que, en algún momento, misterios del tipo detectivesco como éste fueron recurrentes en el género.

crimson-4

Edith Cushing

La damisela es el personaje femenino cuya esencia reúne virtudes tales como la nobleza, la virginidad (en el sentido clásico) o la belleza; entre sus cualidades se distingue el temor, ya que, generalmente la damisela debe tener miedos similares a los del lector, como el miedo a la muerte o al dolor. Ella será constantemente víctima de los ultrajes del villano, pero, principalmente, de la dama.  Es apreciable que, aunque ella parezca la protagonista, en el gótico, el auténtico dueño del relato es la mujer fatal.

Ciertamente, en esta película, pocos aspectos góticos fueron tratados de manera diferente o en una especie de giro irónico. En el acto final, el héroe, frecuente salvador y dador de justicia, es rescatado por la noble y débil damisela.

crimson-5

Crimson Peak

Como ya quedó establecido, al igual que grandes obras clásicas góticas como El castillo de Otranto, Los misterios de Udolfo o El monje; Crimson Peak se incrusta perfectamente dentro de esta tradición. Más que un género redundante en sus elementos, demuestra que su verdadero valor artístico reside en la virtuosa articulación de los mismos. En este caso, Del Toro prefirió la construcción de su obra a sabiendas que el público lector entendería una base “predecible”. De modo que, esta película se desarrolla mediante lo que puede y no puede saber el espectador. Por una parte, está todo lo que se conoce del gótico, con lo cual, sin haber visto la película, se tiene un esquema general. Por otro, aspectos desconocidos cuya finalidad primordial es introducir emocionalmente al espectador en la película.

Guillermo del Toro, como un educado lector, ya había demostrado una curiosa predilección por este género. Éste se puede encontrar en sus obras más importantes como El espinazo del diablo o El laberinto del fauno, sin embargo, aunque estas dos presentan una estructura indudablemente gótica, ambas recurren a otros géneros como el fantástico o el drama histórico. Así, Crimson Peak se impone como la única obra verdaderamente gótica en su filmografía. Es por esta razón, que al buscar en ella una película de horror, misterio o cualquier película convencional de fantasmas es inútil. Por tal motivo, esta lista se presenta con algunos rasgos importantes para la lectura de una obra de este tipo.