KillingJoke00a

No pretendo reavivar enfrentamientos inútiles que dividieron a los aficionados. Al final, la apreciación de una obra artística –del tipo que gusten- se reduce a meras y subjetivas opiniones personales. Existen personas que prefieren cierto tipo de música, son ávidos consumidores de telenovelas, votan por un partido político determinado, deciden no comer carne o tomar café descafeinado, practican cierta religión o vitorean a un equipo de fútbol específico. El hecho de contar con elementos críticos que te permitan formarte un juicio razonado no te hace detentor de la verdad absoluta. Todos los gustos son respetables. Existe algo llamado libre albedrío. Vivimos por fortuna en una era con una enorme cantidad de opciones.

KillingJoke02c

 

 

Por ello ratifico lo que expresé hace semanas: no me gustó Batman contra Superman, el origen de la justicia (Zack Snyder, 2016). Aunque reconozco sus múltiples aciertos, fue una gran desilusión. Para mí es una clara muestra de la desventaja que la casa editorial que la propicia -DC Comics- tiene contra su principal competidora -Marvel Comics-. No porque todas las adaptaciones cinematográficas que se han hecho de los personajes de la última sean grandiosas –hay algunas verdaderamente lamentables-, sino porque llevan una notable delantera que da cimiento y coherencia a su mundo fílmico. Cosa opuesta ha sucedido con sus versiones animadas, afortunadas casi todas. Para comprobarlo basta ver Batman: Año Uno, cinta dirigida en 2011 por Sam Liu y Lauren Montgomery, a partir de un guión de Tab Murphy basado en la estupenda historia de Frank Miller y David Mazzucchelli, o el díptico Batman, regresa el caballero nocturno, dirigido por Jay Oliva en 2012 y 2013, con un libreto de Bob Goodman que adapta la indispensable serie de cómics escrita y dibujada por Frank Miller que, irónicamente, es la mayor influencia de Batman contra Superman.

 

KillingJoke00

 

 

En unos días se estrenará en cines selectos y de forma limitada –simultáneamente a su lanzamiento en video- Batman: la broma mortal (2016). Y son muchas las razones que elevan mis expectativas. Primeramente, parte de la novela gráfica homónima de 1988 ideada por el genio británico Alan Moore e ilustrada por el talentoso Brian Bolland. Después, está dirigida por Sam Liu y Bruce Timm, responsable de definir el universo animado de la compañía y principal artífice de los seriales noventeros Batman, la serie animada (1992-1995), Superman, la serie animada (1996-2000), Las nuevas aventuras de Batman (1997-1999) y Batman del futuro (1999-2001). Cuenta además con un guión del laureado Brian Azzarello. Y por si fuera poco reúne nuevamente a los actores Kevin Conroy y Mark HamillLuke Skywalker para los cuates-, quienes prestaron su voz al Hombre murciélago y al Payaso príncipe del crimen, respectivamente, en las inolvidables caricaturas que mencioné hace un momento.

 

KillingJoke04

 

Batman: la broma mortal es una importante revisión a la relación simbiótica entre Batman y el Guasón, a la vez que ofrece uno de tantos orígenes del villano. Es un relato oscuro y profundamente psicológico que plantea situaciones que determinaron el rumbo de la historieta. Demuestra que para volverse loco a veces sólo hace falta un mal día.

Ya juzgaremos el resultado.

 

--

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Su tesis de literatura se titula “Introspección a una Criatura de la Noche: un análisis psicológico, gráfico y comunicacional de Batman”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.