Bernardo Bertolucci admite que conspiró con Marlon Brando para filmar una escena no consensuada de violación

El último tango en París fue muy controversial cuando fue estrenada a principios de los 70’s y lo continúa siendo hoy día, más que nada por contar con una de las escenas de violación más cruentas en la historia de la cinematografía.

last_tango_in_paris_xlg

La “escena de la mantequilla” muestra a Marlon Brando (entonces de 48) usando una barra de mantequilla como lubricante, mientras viola a su su joven amante interpretada por Maria Schneider (con 19 años en ese entonces).

En un reciente video que acaba de salir a la luz de una entrevista filmada en 2013, el director Bernardo Bertolucci admite que esa escena no le fue notificada ni planeada junto con Schneider. De hecho, fue planeada por él mismo y Brando esa misma mañana: Schneider fue violada intencionalmente, de tal manera que Bertolucci pudiera filmar una “reacción real”.

“La escena de la mantequilla es una idea que tuve con Marlon la mañana antes de filmar”. También agrega que se siente “terrible” “de alguna manera” por haberle hecho eso a Schneider, pero se defiende a sí mismo explicando que “buscaba su reacción como mujer, no como actriz”.

“Quería que reaccionara a la humillación” dice “Pienso que me odió, y también a Brando, por no avisarle lo que iba a ocurrir”. Aún así, Bertolucci dice que no se arrepiente de haber filmado  dicha escena.

6c3a25d27666bfe49bfea57175cda2f1
“Me siento culpable, pero no me arrepiento; son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones. No quería que María actuara su humillación, su ira: quería que la sintiera. Después me odiaría para toda la vida”.

Si bien la actriz, que falleció en 2011, aclaró en varias entrevistas que la escena no fue una violación real y no hubo penetración, sí reconoció que cuando el director se la relató tuvo un "ataque de ira" y fue forzada a hacerla, lo que la hizo sentir "humillada".

"Me sentí humillada y, para ser honesta, me sentí un poco violada”.

"Debí llamar a mi agente o tener a un abogado en el set de rodaje porque no puedes forzar a alguien a hacer algo que no está en el guión, pero yo no lo sabía. Marlon me dijo: 'Maria no te preocupes, solo es una película'", expresó.

Durante la escena, aunque lo que Marlon estaba haciendo no era real, mis lágrimas sí lo eran. Me sentí humillada y, para ser honesta, me sentí un poco violada, tanto por Marlon como por Bertolucci. Luego de la escena, Marlon no me consoló ni se disculpó. Por suerte, solo hubo una toma", confió Schneider en 2007.

La protagonista de "Último tango en París" falleció en 2011 a los 58 años, y después de filmar con Bertolucci su carrera sufrió una serie de altibajos, entre depresiones, drogas y vueltas decepcionantes al cine.

 

last-tango-paris-11