Entre la gran variedad de géneros cinematográficos que existen, encontramos algunos que han sobresalido más en México por diversas razones con el paso de los años y uno de esos casos es el de la animación, la cual ha evolucionado en territorio mexicano gracias al buen trabajo hecho por distintos artistas nacionales que han buscado hacer cosas diferentes a través de personajes y escenarios animados que han funcionado para contar otras historias.

El más reciente ejemplo de lo que la animación mexicana puede lograr lo tenemos con Isla Calaca, producción que apenas ha llegado a las salas de cine para contar la historia de Lucas, un niño aparentemente normal que un día descubre que no es humano después de transformarse en monstruo frente a sus compañeros más populares en la escuela.

Saber quiénes somos en realidad y buscar el lugar al que pertenecemos son los dos temas principales a partir de los cuales se desarrolla una trama que lleva a Lucas a tener una aventura para poder encontrar la Isla Calaca, lugar en el que puede saber más acerca de sus monstruosas raíces. Durante el increíble viaje también conocemos a varios monstruos con personalidades y problemas muy similares a los de las personas, pero ellos tienen tentáculos, alas, colmillos afilados y otras características que los vuelven únicos.

Con el estreno de Isla Calaca, Ánima Estudios celebra sus primeros 15 años de existencia y se mantiene como el estudio de animación más importante de Latinoamérica, representando orgullosamente a México en el resto del mundo. La producción de cintas animadas mexicanas ha pasado por muchos obstáculos y durante casi dos décadas, a partir de inicios de los años 80, dejaron de hacerse, hasta que un día llegó un estudio cuyos integrantes decidieron arriesgarse para contar nuevas historias y darle vida a más personajes.

El largo camino recorrido hasta ahora por el equipo de Ánima Estudios comenzó oficialmente en el año 2002 y aun que eran muchos los que no creían que fuera a tener éxito, actualmente está metido de lleno en la producción de contenidos para cine, televisión, videojuegos, apps, internet y home entertainment. Su primer largometraje animado fue Magos y gigantes en 2003, que llegó en medio de mucho escepticismo porque nadie había hecho algo así en México, además de que era la primera animación digital en América Latina y fue también la que abrió una industria que no existía en el país.

Posteriormente llegaron títulos como Imaginum, El Agente 00-P2, Kung Fu Magoo y Don Gato y su pandilla, ésta última rompió varios récords de venta de boletos y se convirtió en una de las películas mexicanas más taquilleras de la historia, abriendo camino para que llegara una franquicia animada que ha sido del deleite de aquellos que se sienten fascinados por las tradicionales leyendas de México. También ayudó el éxito que tuvo en televisión la serie El Chavo Animado, otro gran representante del trabajo de Ánima Estudios.

Con los lanzamientos de La leyenda de la Nahuala, La leyenda de la Llorona, La leyenda de las Momias De Guanajuato y La leyenda del Chupacabras, la animación hecha en México alcanzó nuevos niveles al reinventar leyendas clásicas para contar historias de terror creadas especialmente para los niños y que pueden disfrutarse en familia. Esta franquicia animada mexicana tiene todavía mucho camino por recorrer, pues en un futuro cercano nos traerá La Leyenda del Charro Negro y es importante recordar que también ha llegado a la televisión en forma de una serie para Netflix.

La animación mexicana sigue cambiando y se sigue adaptando a las nuevas épocas que llegan, tiene mucho que ofrecer y un claro ejemplo de ello es el próximo estreno de Ana y Bruno, ambicioso largometraje dirigido por Carlos Carrera que se estrenó con mucho éxito durante la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Annecy, que se realiza en Francia y es el más importante en lo que se refiere a cine animado en todo el mundo.

Es así como el estreno de Isla Calaca resulta en otro importante paso para la animación mexicana, pues su llegada significa que se siguen haciendo más producciones animadas de calidad y con las que se toman riesgos para no caer en lugares comunes del género.