jim-henson-p2-coria-tinta

 

Quedó muy claro el por qué James Maury Henson se convirtió, desde el inicio de su carrera, en el más leal promotor de la figura del monstruo. Lo justo es decir lo hizo de la mano de Jane Ann Nebel, quien en 1959 se convirtió en su esposa y lo acompañó hasta que le sobrevino la muerte física el 16 de mayo de 1990. Se reencontraron el 2 de abril de 2013. Conscientes de las posibilidades y el potencial de sus títeres, tras la entusiasta reacción que despertó su programa Sam and Friends, crearon en 1958 The Jim Henson Company. La que habría de convertirse en una empresa familiar, apuntaló su posición una década más tarde con los sensacionales personajes de Plaza Sésamo y eventualmente con el éxito de El Show de los Muppets (sobre su salto a la pantalla grande hablaré en un momento). Su originalidad y eficiencia no pasaron desapercibidas para la gran industria.

 

henson12

En 1979 abrieron una nueva división en su compañía, La Tienda de Criaturas de Jim Henson (Jim Henson's Creature Shop), creada en mancuerna con el ilustrador británico Brian Froud para dar vida a los seres fantásticos que aparecerían en el nuevo proyecto de Henson, El Cristal Encantado (The Dark Crystal, 1982), que dirigió junto a su incondicional Frank Oz. A pesar de que fue concebida para un público familiar, con sus elfos, duendes y criaturas mágicas, su tono oscuro hacía evidente que nuestro héroe deseaba volver al aura tenebrosa de los cuentos de hadas clásicos de los Hermanos Grimm y ampliar sus horizontes. A pesar de su no tan favorable respuesta, el equipo volvió a las andadas unos años después con Laberinto (Henson y Oz, 1986), ahora con una importante adición a bordo como Productor Ejecutivo: el visionario George Lucas, cuyo nombre ya pesaba mucho en ese momento. La película brilla por muchos aspectos, entre ellos su deslumbrante puesta en escena y la actuación del formidable David Bowie como Jareth, el Rey de los Duendes o por ser uno de los primeros trabajos de Jennifer Connelly. Delicia absoluta.

 

yoda-muppets

Estas fueron razones suficientes por las que el ya mencionado Lucas seleccionara a Oz para dar su voz y operar la marioneta del sabio Yoda en El Imperio Contraataca (Irvin Kershner, 1980), ejecutada por su talentoso colaborador Stuart Freeborn. Su protagonista Mark Hamill recordaba su frustrante y dificultosa interacción con un ser inanimado. Debe ser una sensación a la que se tendría hoy –de manera magnificada-, era del dominio de los efectos digitales, frente a una pantalla verde. Oz volvió a prestarle su voz –y manejarlo- en su continuación El regreso del Jedi (Richard Marquand, 1983) y sus tres desiguales precuelas, donde fue reemplazado por efectos digitales.

henson14a

Pudimos ver la creatividad de la Tienda de Criaturas de Henson –aunque él ya no lo hizo con muchas- en cine y televisión, desde las series The Storyteller (1988-1990) y Dinosauros (1991-1994), Las Tortugas Ninja (Steve Barron, 1990) y secuela (Michael Pressman, 1991), Babe, el puerquito valiente (Chris Noonan, 1995), 101 Dálmatas (Stephen Herek, 1996), La Guía del viajero intergaláctico (The Hitchhiker's guide to the Galaxy, Garth Jennings, 2005) o Donde viven los monstruos (Spike Jonz, 2009). Este último caso representa para mí el matrimonio entre la innovación y un arte aparentemente en agonía: a sus voluminosas botargas, se animó y dotó de expresividad a sus rostros gracias a la tecnología computacional con un resultado encantador.

henson16

Los 8 largometrajes estelarizados por sus Muppets se cuecen aparte: La película de Los Muppets (1979), La Gran aventura de los Muppets (1981), Los Muppets toman Manhattan (1984),  La Canción de Navidad de los Muppets (1994), Los Muppets en la Isla del Tesoro (1996), Los Muppets del espacio (1999), Los Muppets (2011) y Los Muppets Más buscados(2014). Siempre atesoraré especialmente los inspirados por las obras de Charles Dickens y Robert Louis Stevenson –ustedes saben cuáles son-. El primero me parece una de las mejores y más inspiradas adaptaciones de un relato clásico, narrado de manera omnisciente por el propio autor del texto –encarnado por el Gran Gonzo- y estelarizado por Sir Michael Caine como el avaro y mezquino Ebenezer Scrooge.

 

themuppets-acelebrationof30years

Remato mi colaboración semanal precisamente con los invaluables hijos –no humanos-de Henson, porque como bien se menciona en su penúltima aventura cinematográfica, Los Muppets nos producen el tercer bien más valioso en la vida: alegría. Sólo por ello, debemos a su creador gratitud inagotable.

--

Roberto Coria es investigador en y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Escribió la puesta en escena “El hombre que fue Drácula”. Es asesor literario de Mórbido. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.