Por Dr. Beltrán

En ese momento donde caminas por el pasillo de la prepa y ves que se acerca la chica que te gusta; o el momento de la entrevista del trabajo en que has puesto todos tus sueños; o simplemente cuando estás metido en una casa oscura, exploras las habitaciones y el miedo recorre tu espalda... seguramente has notado que tus manos se humedecen, sudan copiosamente y no hay mucho que puedas hacer para evitarlo.

La sudoración es parte del sistema que regula la temperatura de un organismo. La piel es el órgano más extenso y tiene, aproximadamente, 4 millones de glándulas encargadas de producir sudor. Estas glándulas pertenecen a lo que en medicina conocemos como faneras, unos pequeños complementos de la piel, como las uñas, los folículos pilosos y el pelo. En los animales, también son las plumas, los cuernos y las escamas.

Las glándulas que forman sudor son, curiosamente, más abundantes en las mujeres que en los hombre, aunque en ellos son más activas. Estas glándulas se caracterizan por su forma tubular y secretan una mezcla de agua con electrolitos: minerales, lactato y urea. Esta composición es diferente en cada individuo y depende del clima, el ejercicio y el estilo de vida.

Al proceso de sudar se le denomina transpiración, su principal utilidad es mantener la temperatura corporal dentro de los rangos fisiológicos de "normalidad". Curiosamente, el acto de sudar es regulado por una parte del sistema nervioso al que llamamos sistema nervioso autónomo. Como su nombre lo dice, no permite el control "a voluntad", sino que se rige por otros parámetros. Las personas sudan cuando la temperatura aumenta con la finalidad de "mojar" la piel y, con esto, disminuir su temperatura y por tanto, la del organismo. Ocurre así también cuando hacemos ejercicio, dependiendo la intensidad será la cantidad de líquido que vamos a producir. En promedio podemos generar hasta 1.5 litros de sudor por hora de ejercicio, pero en los casos de atletas de elite, como los triatletas, se produce hasta el doble.

Cuando alguien suda demasiado se le llama hiperhidrosis. Se trata de esas personas que, cuando están nerviosos o en situaciones de mucho estrés, sudan copiosamente de las manos, las axilas y, en general, de todo el cuerpo. Aquí surgen algunos mitos que trataré de resolver rápidamente.

¿Se pierde grasa cuando sudamos? NO. Un rotundo y ruidoso "no" es la respuesta, pues ya les dije que el sudor está compuesto principalmente por agua.

¿Entonces por qué a los boxeadores los ponen a sudar en el sauna para "dar el peso oficial"? Pues por que lo que hacen es solamente deshidratarlos, por eso es que los boxeadores que batallas para dar el peso, llegan a las peleas con un desequilibrio hidroelectrolítico, cansados y sin fuerza para la función. Incluso recuerdo una anécdota de un truco que suelen emplear los boxeadores para perder líquidos, y es que además de sudar les dan chicle para producir saliva y escupirla en lugar de tragarla. Por supuesto, para perder líquidos y llegar al peso pactado.

Como en los entrenamientos de Rocky Balboa.

Ya si quieren un video especial . . . 15 minutos con todos los entrenamientos de Rocky:

Otro mito frecuente es que una persona que suda mucho es una persona que huele mal. Pues no es así. En realidad el sudor puede tener un sabor salado, por la presencia de electrolitos y minerales, pero no contiene olor. Éste surge una vez que es secretado el líquido por la glándula sudorípara, entra en contacto con las bacterias de la piel y, si no se han bañado, estás serán abundantes y surgirá ese olor desagradable. Las glándulas sudoríparas se dividen en ecrinas (situadas mayoritariamente en las palmas de las manos, las plantas de los pies y en el frontis de la cara) y apocrinas (localizadas en las axilas, pubis, perineo, ombligo, bajo el pliegue de los pechos o tras las orejas), las bacterias que se pueden alojar en las diferentes regiones del cuerpo hacen que haya olores distintos del sudor, además de que hay glándulas sebáceas, encargadas de producir grasa en forma líquida, que también puede generar ciertos olores especiales.

Existen muchas referencias de sudoración y películas, como por ejemplo la argentina Sudor Frío.

No les voy a contar la historia, pero el miedo y el sudor si van de la mano por que hay múltiples hormonas que nos preparan cuando se genera el miedo. El componente del sudor tiende a cambiar, por lo que su composición se mezcla con las bacterias y producen un aroma característico.

Una de mis escenas favoritas es ésta de la película de ¿Y dónde esta el piloto?. Podemos sudar cuando estamos nerviosos, pero esto sí es extremo. (minuto 3:14).

O tal vez se acuerdan de la escena del sudor en la película de Misión imposible de 1996, donde Tom Cruise por poco activa una alarma por una gota de sudor.

Comentario final: los cerdos no sudan.